5 razones para hacer turismo en casa

Lago Parc del Foix

Muchas veces olvidamos que viajar puede ser igual de emocionante y maravilloso sin necesidad de recorrer miles de kilómetros. Este domingo visitamos el Parque del Foix y el pueblo de Castellet, en la comarca del Alt Penedès. Está muy cerquita de casa y aprovechamos para hacer un poco de ese turismo fácil y cercano que solemos olvidar (y demasiado a menudo, menospreciar). No hacen falta razones para alejarse de la rutina de siempre y conectar con el mundo, pero allá van unas poquitas para hacer turismo en casa:

  1. Cada rincón conocido puede ser un nuevo MISTERIO.

Lago Parc del Foix

La espesa vegetación, las aguas turbias del lago y un misterioso coche abandonado asomando en una esquina… ¿No os evoca una sensación de “qué habrá pasado”, como en una novela policíaca? Esta fotografía fue sacada desde la carretera. Nos paramos para contemplar el paisaje y andando apenas unos minutos por la maleza descubrimos este rincón, que me pareció cargado de significado.

  1. APRENDER del pasado es enriquecerse. 

Castellet

Desde el mismo Parque del Foix se puede ver el castillo del pueblo de Castellet, una construcción que data, nada más y nada menos, del año 977. Sus orígenes son militares, y con el tiempo derivó en una residencia de la nobleza. ¿Acaso no podría ser una fortificación de una pequeña y humilde Casa de Juego de Tronos? Cuando viajo, ya sea cerca o lejos, me gusta saber lo que estoy viendo. Aprender por placer siempre es divertido e interesante, y qué mejor manera de ampliar tus horizontes que viendo cómo fue el pasado del lugar donde vives.

3.  No hace falta DINERO para disfrutar de lo que ya tienes.   

Parc del Foix

Ya en el pueblo de Castellet, encontrar estas vistas no tiene precio. Quizá porque era pleno mediodía y el sol era de justicia, pero las calles estaban vacías –salvo algún que otro valiente más– y el paisaje era todo para nosotros. Comer en un páramo tal como este, sin turistas (¡salvo tú!), sin ruidos… ¡Incluso sin wifi! Para mí, un buen lugar donde pensar y tomar decisiones, o simplemente hacer una toma de contacto contigo mismo.

4. Debe ser la PUERTA a nuevas aventuras.

Puerta Castellet

Aunque suene tópico, lo cierto es que la paz que da el llamado “turismo rural” es difícilmente comparable. Es un turismo más tranquilo, más sosegado, y no por ello peor. Puede que el día a día te tenga asfixiado y la rutina no te deje vivir. Estamos en una época en lo que parece ser que lo único que somos es una máquina de trabajo. Una de las primeras preguntas que hacemos al conocer a alguien es “¿en qué trabajas?”, como si ello fuera algo que nos definiera. Y lo cierto es que no, al menos en mi opinión. Trabajamos y  trabajamos… Recuerda lo que importa en la vida. A mí me vino muy bien esta escapada para recordar cuáles son mis verdaderas prioridades.

5. Quién sabe lo que TÚ puedes CONSTRUIR.

Castellet foto

No es psicología barata: creo fervientemente que moverse, descubrir, explorar… es una de las mejores maneras de inspirarse y sentirse realizado. La gente que viaja abre su mente y su corazón, conoce nuevas culturas y maneras de vivir. Todo lo vivido regresa de alguna forma a uno mismo. Las experiencias quedan bajo la piel. Quién sabe de qué formas volverán a construirse tus pasos en tu propia vida y cómo te será devuelto aquello que das.

Aunque las fotografías sean de un determinado sitio, creo que estos cinco motivos son válidos para sacarte de casa y buscar aquellos pedacitos de mundo salvaje que todavía no conoces y que están a tocar de ti, pero a los que jamás has ido por pereza/cualquier razón. Estoy segura de que hay más de lo que crees muy cerca de ti, esperando a que conozcas un nuevo lugar y vivas un día que recordarás. La aventura te espera.

Como reza Jack Kerouac en su novela, “no sabía a dónde ir excepto a todas partes“.

Deja un comentario