Admitimos que Bangkok es nuestro ojito derecho (o uno de muchos). Mientras escribimos esta entrada estamos alojados en uno de los barrios residenciales de la ciudad, donde estaremos un mes entero; y esta ya es la tercera vez que respiramos Bangkok. En diciembre de 2017 la visitamos por segunda vez, la megalópolis tailandesa tan amada por algunos y odiada por otros. Nosotros, como podéis intuir, formamos parte del primer grupo. En esa ocasión, hace apenas unos meses, llegamos en tren nocturno desde Surat Thani y pasamos casi dos semanas en sus laberínticas y siempre ajetreadas calles. Ya queda muy lejos nuestra primerísima impresión, en septiembre de 2016, de ciudad agobiante y ajena, quizás debida al choque térmico y cultural después de volar durante casi un día entero sin poder dormir.

Ahora lo cierto es que estar en Bangkok es como estar en casa.

CÓMO LLEGAR

La ciudad de Bangkok está perfectamente conectada tanto a nivel local como internacional. Se puede llegar en avión, tren y autobús.

Hay dos aeropuertos en los alrededores de la capital, Suvarnabhumi y Don Mueang. El primero es el principal, al que probablemente aterrizarás si realizas un vuelo intercontinental, donde operan las grandes compañías. El segundo es el usado por las aerolíneas low-cost, con la opción de volar a otros destinos en Tailandia y en todo el sudeste asiático a precios muy competitivos. Desde ambos aeropuertos puedes llegar al centro en transporte público.

El tren es una buena elección para trayectos de interior. La estación de ferrocarril principal en Bangkok es Hua Lamphong y está enlazada por la línea norte con Don Mueang, Chiang Mai y Ayutthaya, entre otras ciudades, y por la línea sur con Chumphon y Surat Thani, ambas con conexión por mar con las islas del golfo. Si tu trayecto es largo, recomendamos ir en tren nocturno con cama: el 2ª clase tiene una calidad-precio excelente. Desde la estación de tren también hay transporte público al centro.

Bangkok

La estación de tren de Bangkok

Por último, el autobús es una alternativa al tren para aquellas ciudades en las que no hay estación ferroviaria, como Phuket, Krabi o Sukhothai. También hay conexión directa con Siem Reap (Camboya), la ciudad que alberga el famoso Angkor Wat.

DÓNDE ALOJARSE

La zona más popular es alrededor de Khao San Road y Soi Rambuttri, famosas por su gran ambiente nocturno. La primera es más fiestera, con la música bien alta hasta altas horas de la madrugada, mientras que la segunda es más relajada. Es el área preferida de los mochileros pues hay montones de guesthouses a precios muy asequibles. Nosotros nos alojamos en dos: At Home Guesthouse y BB House Phra Athit; pagamos 500-600 THB/noche por una habitación doble con baño privado y aire acondicionado, en temporada alta.

Si por contra prefieres un ambiente más futurista, recomendamos el barrio cosmopolita de Siam. En él se encuentran las grandes multinacionales de todo tipo de negocios. Como atractivo principal, hay una infinidad de centros comerciales, muchos de ellos incluso conectados por túneles aéreos y subterráneos, y edificios de vértigo. Eso sí, el alojamiento es más caro que en Khao San: estuvimos en A-One Inn y White Lodge, dos pensiones muy humildes pero perfectamente ubicadas, y pagamos unos 700-800 THB/noche, de nuevo en una habitación doble con baño privado y aire acondicionado.

CÓMO MOVERSE

No temas, Bangkok lo pone fácil. Es una ciudad moderna y prueba de ello son sus numerosas opciones para moverte.

El autobús es la opción más barata, no pagando más de 20 THB por trayecto, y a la vez el medio más completo, pues puedes ir a cualquier punto de interés sin tener que hacer ninguna escala. La parte negativa es el intenso tráfico que hay, especialmente en hora punta, y su caótica red: muchas veces las indicaciones de Google Maps no coinciden con la realidad, ni con la ubicación de la parada ni con la línea de autobús. Es por ello que recomendamos preguntar directamente a los locales.

Parece ser que los turistas casi nunca utilizan este medio de transporte, ya sea por desconocimiento o por falta de tiempo, pero es muy barato y puedes tomártelo como quien hace un tour desde el autobús. Por poner un ejemplo, es muy útil para ir a Chinatown desde la zona de Khao San.

El barco tiene un precio similar al autobús y es una bonita manera de ver los principales atractivos de la ciudad. La línea principal recorre el río Chao Phraya y conecta Phra Arthit (cerca de Rambuttri) con el Grand Palace, el Wat Arun y Chinatown. Hay otro servicio, usado principalmente por locales, que va desde Phanfa Bridge (cerca del Templo Dorado) hasta Siam.

Bangkok

¡Yo te llevo en mi tuk-tuk!

El BTS es el medio más moderno y eficiente, y su precio no es excesivamente alto (máximo 59 THB por trayecto). También llamado SkyTrain, recomendamos cogerlo al menos una vez para contemplar las vistas de la ciudad. Ideal para moverse entre Siam y Chatuchak.

El metro tiene una calidad-precio similar al BTS pero es más completo, puesto que además de Siam y Chatuchak también alcanza Chinatown y la estación de tren.

Respecto al taxi y al tuk-tuk, recomendamos parar un vehículo que esté en marcha, puesto que los que están parados siempre piden más dinero. En el taxi es conveniente exigir taxímetro (no siempre lo ponen), mientras que en el tuk-tuk hay que pactar precio (intenta regatear para conseguir un intercambio justo, pero con cabeza: ellos viven de esto).

Por último, es posible moverse por la capital con Uber y Grab. Es una buena manera de saber el precio con antelación. Pero ya os adelantamos que no es una ganga; si el precio es similar al de un tuk-tuk no está de más apoyar al negocio local.

QUÉ HACER EN BANGKOK 

Has llegado a Bangkok. ¡Sí! Un abanico enorme de posibilidades se abre ante tus ojos. Es una ciudad maravillosa y gigante, y como tal, tiene muchísimo que ofrecer. He aquí nuestra selección de puntos de interés. No son todos los que hay ni hay todos los que son.

KHAO SAN ROAD

Como comentábamos anteriormente, es el sitio preferido de los mochileros ya que es una calle a rebosar de hostales y bares económicos, con un gran ambiente nocturno. Puedes encontrar además otros negocios como masajes, casas de cambio, agencias de viajes, etc. Esto lleva a situaciones divertidas como que, mientras estás tan contento paseando y tomándote una cerveza, te pregunten si quieres hacerte un traje a medida. Esto es Asia.

Khao San Rd

La meca del mochilero

GRAN PALACIO REAL

Es el gran atractivo de Bangkok, así que lo mejor es ir a primerísima hora. Este complejo de edificios fue usado originariamente como residencia oficial del rey de Tailandia, desde el s. XVIII hasta mediados del s. XX. Fue Rama IX (fallecido en 2016) quien ordenó trasladar la residencia al Palacio Chitralada.

En el interior del palacio se encuentra el Wat Phra Kaew, que debe su nombre al Buda de Esmeralda que contiene en su interior.

Grand Palace

Grand Palace

El recinto es muy grande y tiene distintos edificios que visitar, así como un museo, por lo que guarda medio día largo para verlo todo tranquilamente. En el palacio es muy común que vayan estudiantes asiáticos cuyos deberes consisten en practicar inglés, así que no te extrañes si de repente te piden una entrevista o sacarte una foto con la excusa de charlar un rato. Te sentirás famoso por un día. 😛

WAT PHO – TEMPLO DEL BUDA RECLINADO

Hallado muy cerca del Palacio Real, el templo data del s. XVII, mucho antes de que se estableciera Bangkok como capital de Tailandia. No fue hasta el reinado de Rama III que se ordenó la construcción del Buda Reclinado, recubierto en pan de oro, y convirtiéndose hasta la fecha en el Buda más grande de todo el país, motivo por el que el templo es tan popular entre locales y turistas. En los jardines anexos puedes admirar además cerca de una centena de estupas.

Bangkok

Toma Buda

WAT ARUN – TEMPLO DEL AMANECER

Otro de los templos imprescindibles de la capital, construido en el s. XVIII. Su nombre en tailandés significa Templo del Amanecer. Se puede llegar cruzando el río Chao Phraya en barco: bien desde el Mercado Tha Tien, o bien con la línea turística desde Phra Arthit.

Nota: durante el atardecer es igual o más bonito, no sufras si no eres madrugador. 😛

Bangkok

Wat Arun, en nuestro top de templos

Su aspecto recuerda mucho a un típico templo hindú; prueba de ello son sus 5 torres de estilo khmer, una en cada esquina y una en el centro, la más alta con unos 80 metros. El exterior está decorado con conchas marinas y trozos de porcelana reciclados de antiguos barcos del reino.

Creo que este es uno de nuestros templos favoritos. Recuerdo la primera vez que lo visitamos: verlo desde el otro lado del río, acercarnos en barco, ver sus torres apuntando al cielo… Inolvidable.

WAT SAKET – MONTE DORADO 

El atractivo principal de este pequeño templo es que se ubica en una pequeña colina, el Monte Dorado, desde donde se puede observar una panorámica de la ciudad.

La historia del nombre de la colina se debe a Rama III (de nuevo), que ordenó construir una estupa de grandes dimensiones en el interior del templo. Lamentablemente, el suelo blando que caracteriza la capital no pudo suportar tal peso y la estupa terminó por hundirse. El complejo restó abandonado, y con el paso de los años, en la estructura de barro y ladrillo empezó a crecer la hierba, conformando una colina natural, lo que fue asimilado por los locales como un acto divino.

Bangkok

Entrada al Golden Mount

Al encontrarse alejado del centro recomendamos ir sólo si tienes tiempo o si te interesan especialmente los templos budistas, ya que en caso de querer contemplar las vistas de la ciudad puedes ir a cualquier bar en lo alto de alguno de los muchos rascacielos que hay. Como punto a favor es que muy poquitos lo visitan y permanece como uno de esos pequeños e inauditos rincones silenciosos de Bangkok.

CAMPUS THA PHRACHAN – UNIVERSIDAD THAMMASAT 

Es cierto que no es un atractivo imprescindible que ver en Bangkok, pero lo nombramos porque está de camino en la ruta a pie de Khao San Road al Gran Palacio.

Este campus forma parte de la segunda universidad más antigua de Tailandia, la Universidad Thammasat, una de las más prestigiosas del país, la cual fue establecida en los años 30. Desde entonces ha estado siempre muy ligada a la política estatal y es que la mayoría de gobernantes han estudiado ahí. Se puede curiosear.

Bangkok

Una de las facultades. ¿Cómo es la tuya?

TALAT PHRA KHREUANG – EL MERCADO DE AMULETOS

Entre la Universidad Thammasat y el mercado de pescadores de Tha Tien se encuentra este mercado callejero de amuletos sagrados, con objetos muy preciados por coleccionistas, monjes, taxistas y profesionales de riesgo en general.

Nosotros nos compramos uno para que nos diera suerte en el viaje. De momento funciona. 🙂

CASA-MUSEO JIM THOMPSON

Uno de los imprescindibles en Siam. Es una réplica de la residencia oficial de Jim Thompson, un ilustre arquitecto nacido a principios del s. XX que trabajó para el ejército americano durante la II Guerra Mundial, donde fue enviado a Europa en plena operación de liberación de Tailandia.

Finalizada la guerra se instaló en el país de las sonrisas y se interesó por la seda y los tejidos locales. Su carácter emprendedor le llevó a crear su propia empresa y a expandir a nivel mundial la seda tailandesa con una marca propia que actualmente es apta sólo para los bolsillos más abultados.

Casa de Jim Thompson

Casa de Jim Thompson

Los jardines se pueden visitar sin coste alguno, pero para visitar la casa hay que pagar entrada y es obligatorio ir en grupo. Las visitas son en inglés y en francés y duran entre 30 y 45 minutos. Finalizado el tour es posible ir un edificio contiguo donde hay exposiciones temporales de arte moderno.

Sin embargo, tengo que reconocer que casi me parece más interesante el morboso final del bueno de Jim: el tipo desapareció en Malasia (concretamente en Cameron Highlands, ¡donde por cierto hemos estado!) y nunca volvieron a verlo. Hay quien cree que lo hizo por voluntad propia, otros piensan que fue atacado por un animal salvaje en plena selva, pero las teorías conspiratorias llegan a hablar de que la CIA se ocupó de él… ¡Echadle un ojo! 😀

SIAM Y SUS CENTROS COMERCIALES

Siam no es un barrio en sí, sino que es un distrito dentro de la prefectura de Pathum Wan, pero los locales se refieren a él como tal, puesto que es el corazón de la Bangkok moderna. ¡Y aquí se viene a gastar!

Su atractivo principal son sus interminables centros comerciales: Siam Paragon, Siam Center, Siam Discovery, MBK Center, Siam Square… Muchos además están conectados entre ellos. Un auténtico laberinto que te hará pasar más horas de la cuenta, sólo apto para los shoppaholics más experimentados.

Bangkok

Ya tenemos los centros comerciales, ¡solo nos falta la cartera llena!

A parte de compras, en Siam está la parada principal de BTS, siendo pues la más concurrida. Muy cerca se encuentra el Altar Erawan y el Wat Pathum Wanaram, ambos lugares de culto extrañamente ubicados entre los rascacielos comerciales, además del ya citado Museo Jim Thompson.

WAT BENCHAMABOPHIT – TEMPLO DE MÁRMOL 

Su construcción fue ordenada a finales del s. XIX durante el reinado de Rama V. El mármol italiano utilizado le ha dado el nombre popular de Templo de Mármol, siendo uno de los más bellos de Bangkok.

Bangkok

Templo de mármol y turistas haciendo poses

Al encontrarse lejos del centro y habiendo visitado ya los otros templos, recomendamos ir sólo si tienes tiempo.

PALACIO CHITRALADA

Muy cerca del Templo de Mármol se halla el Palacio Chitralada, actual residencia de la familia real desde Rama IX. El enorme recinto contiene a su vez la Escuela Chitralada, la más exclusiva de Tailandia, apta exclusivamente si tienes sangre azul.

Bangkok

El Palacio Chitralada

Lamentablemente no es posible acceder a su interior por seguridad. Nos comentaron que se necesita un permiso especial, así que hay que conformarse con verlo desde una reja, al estilo Palacio de Buckingham, pero sin cambios de guardia. 🙁

CHINATOWN

Entre Khao San y Siam se encuentra uno de los barrios chinos más grandes del mundo. Puedes perderte por las caóticas calles durante medio día o incluso un día entero sin darte cuenta. Fue fundado a finales del s. XVIII después de que Bangkok pasara a ser la capital del reino, con el objetivo de hospedar los primeros inmigrantes chinos.

Bangkok

Chinatown 100%

Actualmente es un área comercial muy popular entre locales y turistas orientales (occidentales muy pocos, damos fe de ello) pues ofrece bienes tradicionales y gastronomía a precios muy competitivos.

Puedes llegar a Chinatown en autobús o en barco desde Khao San, o en metro desde Siam. ¡¡Nos encanta esta Chinatown!!

PAK KHLONG TALAT – MERCADO DE LAS FLORES

No muy lejos de Chinatown se halla el mercado de las flores principal de Bangkok, donde además puedes encontrar fruta y verdura. Está muy activo especialmente a primera hora del día, cuando los mayoristas necesitan llenar su tienda de stocks, y se mantiene repleto de locales y algún turista hasta la puesta de sol.

Bangkok

Flores para todos los gustos

El mercado tiene el formato actual desde hace aproximadamente 60 años. Antiguamente había sido un mercado de pescado y, mucho antes, un mercado flotante. ¿Qué será lo siguiente?

FIN DE SEMANA EN CHATUCHAK

Si tu estancia en Bangkok coincide en fin de semana, no puedes perderte la visita a este barrio, ubicado al norte de la capital, pues es entonces cuando se celebra un mercado al aire libre, el más grande del país y uno de los más extensos del mundo. Puedes llegar en BTS desde Siam o en autobús desde Khao San.

El mercado abrió por primera vez a principios de los 80 y básicamente puedes encontrar de todo: frutas, verduras, flores, antigüedades, juguetes, libros, artesanía, mobiliario, obras de arte… sin olvidar uno de los placeres en Tailandia que es la comida.

Bangkok

Cosas súper chulas que puedes encontrar en Chatuchak

Puedes dedicar el día entero al barrio si combinas la visita con el JJ Mall y el JJ Green. El primero es un centro comercial de locales ideal para refugiarte del calor e incluso comer en su food court, mientras que el segundo es un bonito mercado también al aire libre que se celebra una vez ha caído el sol, más especializado en artículos vintage donde además hay bares con mucha personalidad.

TALAT ROM HUP – MERCADO DEL TREN DE MAE KLONG 

Si dispones de un día para ver los alrededores de Bangkok, al sur de la capital se celebra un mercado local de pescado y marisco, uno de los más grandes de Tailandia que no tendría nada de atractivo para el turista si no fuera por el hecho de que se celebra a lo largo de una vía de tren.

Llamado popularmente Mercado del Tren de Mae Klong, una sirena avisa cinco minutos antes de que llegue el tren, para que los clientes salgan de la vía y los comerciantes aparten sus productos lo justo para salvar su parada. El tren pasa un total de 8 veces al día, 4 en cada dirección. La estación de ferrocarril de Mae Klong está a su vez a escasos metros de dicho mercado.

Bangkok

Impresiona, ¿eh?

Desde las estaciones norte (Mo Chit) y sur (Sai Tai Mai) salen minibuses hacia Mae Klong una vez están llenos, lo que significa que la espera puede ser muy variable. Si se dispone de poco tiempo se puede ir directamente en taxi, una opción que no es descabellada si se va en grupo. El trayecto en ambos casos dura aproximadamente 1 hora.

TALAT NAM YAM YEN – MERCADO FLOTANTE DE AMPHAWA

El Mercado Flotante de Amphawa es el segundo mercado más grande de su categoría, por detrás del de Damnoen Saduak, que es además el más famoso. Nosotros nombramos el de Amphawa porque queda a escasos 10 km de Maeklong y se puede ir de un sitio a otro en songthaew, así que ambas visitas son combinables en un día.

Bangkok

Antes de caer la tarde, la cosa está muy tranquila

Es un mercado agradable y muy auténtico, con casas típicas de madera alrededor del canal donde se venden desde artículos de artesanía a comida y dulces. También es posible hacer un paseo en barco, ya sea uniéndote a uno público o contratando uno privado. En fin de semana por la tarde es cuando hay más ambiente.

Desde Amphawa se puede regresar a Bangkok directamente sin tener que pasar por Mae Klong. Hay dos opciones: un minibús hasta la estación sur, y otro hasta la primera estación de BTS, Bang Wa. Ambos salen desde muy cerca del mercado.

BANGKOK: DE EXTRAÑOS A AMANTES

Bangkok es tóxica. Muchos viajeros llegan y descubren que el sitio está lleno de mosquitos, olores, ruidos, un río lleno de barcazas, perros callejeros que no son de nadie y son de todos, altares improvisados en la puerta de una casa, cacerolas a rebosar de comida sabrosa. Al girar la esquina ya están sudando a chorro, y al cruzar la calle una tormenta los ha dejado empapados. Será mejor tomar algo por el camino; vaya, ¡cómo pica esto! Compran un pantalón con dibujos de elefantes de colores que les permita entrar en el templo más grande, cambian las deportivas por chanclas, se ponen un pañuelo en la cabeza.

¡Qué desvarío! Pasan la tarde entre tiendas, edificios apretujados unos contra otros, un idioma que no suena a nada que hayamos escuchado antes, rostros de personas que, si les sonríes, sonríen de vuelta. Entrar en un local con aire acondicionado es una bendición. Al caer la tarde han caminado tanto que se recompensan probando su primera Chang. Entre telas, vapores y sabores extraños, cae la noche y se encienden las luces. Bangkok no duerme: es una bestia agazapada, un dragón de ojos asiáticos no demasiado fiero. El viajero entra en Bangkok como un extraño, y sale completamente enamorado.

Nosotros hemos sido ese viajero y caímos en sus redes. ¡Tenemos la toxina de Bangkok! ¿Y tú?

Bangkok