Día 4. Chiang Mai, primera toma de contacto con la “Ciudad Nueva”

Chiang Mai

Después de una noche durmiendo en un tren tailandés, habíamos cruzado medio país hacia el norte para llegar a Chiang Mai.

DÍA 4. CHIANG MAI. TEMPLOS

Chiang Mai
Estación de Chiang Mai

Nada más llegar habrá, como en todas las estaciones, un montón de tuk-tuks esperando que los elijas. Lo mejor y más barato es compartir uno de ellos con otras personas. Conocerás gente y el viaje será más entretenido. El conductor te dejará en la puerta misma de tu hotel o del lugar al que quieras ir.

Tuk-tuk de Chiang Mai
Tuk-tuk

En nuestro caso, íbamos a pasar los próximos días en esta pequeña maravilla, un hotel de muy pocas habitaciones pero muy acogedor, como una casita:

Rustic River Boutique
Rustic River Boutique

Dejamos las mochilas mientras preparaban nuestra habitación y nos fuimos a explorar enseguida, no sin antes ¡ser invitados a desayunar! Todo un detalle que se agradece. Chiang Mai es una ciudad mucho más tranquila que Bangkok, y significativamente más barata. Además tiene un clima más moderado (no sudamos ni de lejos como en Bangkok) y verás tanto turistas (menos) como lugareños (muchos). Para entender cómo moverse por Chiang Mai hay que tener siempre en cuenta el casco antiguo de la ciudad, que está rodeado por unas murallas formando un cuadrado. Nosotros nos alojamos fuera de las murallas, junto al río, y teníamos un paseo agradable hasta el centro.

Chiang Mai
Fuera del hotel

Nos dedicamos a visitar todo lo que nos llamaba la atención. Muy cerca de nuestro hotel teníamos el Warorot Market, que de noche está lleno de vida y puestos ambulantes.

Chiang Mai

Tras una caminata y usando el mapa que nos había dado nuestra encantadora recepcionista, llegamos a Tha Phae Gate, una de las puertas de la muralla.

Chiang MaiChiang Mai

Y una vez dentro del casco antiguo nos perdimos por sus calles y visitamos algunos templos. Hay más de 300, y aunque hay que ver “los mejores”, no pierdes nada en ver aquellos que te llamen la atención o estén en tu camino. ¡Podrías estar perdiéndote tu templo!

Chiang Mai
Wat Phan Tao

Chiang Mai Chiang Mai Chiang Mai Chiang Mai

También hicimos una parada para comer, claro. En Chiang Mai abunda la comida vegetariana. Probé por primera vez la sopa de coco y me encantó.

Chiang Mai

Luego continuamos con la exploración, y por la noche visitamos el Warorot Market y el ambiente nocturno.

Chiang Mai
Wat Phra Singh

Chiang Mai

Nuestro primer día en Chiang Mai había sido bastante tranquilo (aunque nos pegamos horas pateando la ciudad). Al día siguiente poníamos rumbo al Elephant Jungle Sanctuary, uno de los pocos santuarios de elefantes donde se rescatan elefantes de los negocios y no se los maltrata ni utiliza.

To do good and evil unseen by others are always seen by oneself.

Deja un comentario