Día 2. BANGKOK: GOLDEN MOUNT, JIM THOMPSON y SIAM

Nuestro último día en Bangkok y teníamos que exprimirlo al máximo. Un poco a lo loco, decidimos una cosa tras otra. Al día siguiente tomaríamos un tren hacia Ayutthaya. Bangkok nos había dejado con ganas de más. Dicen que es una ciudad que amas u odias, y creo que es cierto. Cuando llegamos, pensé que la iba a odiar. No podía estar más equivocada.

GOLDEN MOUNT

Fuimos a ver algo diferente en Bangkok. Golden Mount, o mejor dicho, Wat Saket, porque nuestro taxista no tenía ni idea de qué era el Golden Mount (si no lo sabes tú…). Este templo es muy, muy tranquilo, apenas tiene visitantes, y es uno de los más antiguos de la ciudad. Se sitúa en lo más alto de una colina artificial, por lo que permite disfrutar de unas vistas de la ciudad de Bangkok.

¿Los monos de Whatsapp? ¡No! ¡Tres monos sabios!

Golden Mount

Preparada para 344 escalones.

Golden Mount Golden Mount

Antes de llegar a la cima, hay una sala donde los monjes budistas realizan sus ofrendas y plegarias. Desde ahí, solo hay que subir unas pocas escaleras más para llegar a la gran terraza, presidida por el enorme Chedi dorado. Contemplar Bangkok desde aquí te deja sin aliento: cientos y cientos de rascacielos, casas y chabolas amontonadas en un gran entramado hasta donde llega la vista.

Vistas desde el Golden Mount Vistas desde el Golden Mount Vistas desde el Golden Mount Campanillas en el Golden Mount Vistas desde el Golden Mount

¡Y luego a bajar por el otro lado! ¡Madre mía!

Golden Mount

Al menos puedes alegrar tu bajada tocando campanas

Desde aquí cogimos un barco para ir a la casa de Jim Thompson. Hay varias paradas y tienes que estar atento para saber cuál es la tuya (en cada parada hay un papel con los nombres de todas ellas y el recorrido del barco en cuestión). Si cuando digo que son como autobuses, no lo digo en broma…

Barcobús

Y adjunto un mini vídeo del viaje en el barcobús.

CASA DE JIM THOMPSON

En realidad, la casa museo de Jim Thompson no me pareció TAN imprescindible. Es decir, el museo está muy bien y si estás por ahí creo que merece la pena echar un vistazo (ya que además, con la visita guiada aprendes bastantes cosas interesantes), pero estoy segura de que hay planes mejores. No se puede visitar por libre. Cuando compras la entrada, debes esperar y te harán un tour. Hay muchos tours, pero en temporada alta es mejor reservar.

Casa de Jim Thompson Casa de Jim Thompson

“¿Pero quién era este tipo?”, os preguntaréis. Jim Thompson era un americano que fue a vivir a Tailandia después de servir a su ejército durante la II Guerra Mundial. Allí se interesó por la seda y catapultó la seda tailandesa al resto del mundo gracias a una buenísima visión empresaria. Su casa es mucho más grande que el estándar tailandés, y de hecho está formada por seis casas tradicionales en total. Sin embargo, lo que más llama la atención de la historia de Jim Thompson es que, durante un viaje a Malasia en 1967, desapareció. Hay muchas teorías que explican lo que podría haber sucedido con él e incluso se llegó a especular acerca de conspiraciones gubernamentales. Todo esto son rumores, por supuesto, ¿pero a quién no le pica la curiosidad después de un misterio?

Casa de Jim Thompson

SIAM

Ya que estábamos ahí, decidimos ver un poco del barrio de Siam. Después de estar en la Bangkok de los templos, esta nueva área nos impresionó. Esta zona es cara, llena de tiendas al más puro estilo japonés (con esto quiero decir que parecía una calle de Tokyo, y aunque no he estado en Tokyo, esa es la sensación que me llevé), y víctima de su propio consumo. Todo llama tu atención para que compres: carteles de neón, franquicias, Starbucks y un largo etcétera. Es la otra cara de la moneda de Bangkok. Mientras que en la mayor parte de la ciudad la gente vive en la pobreza, aquí hay grandes centros comerciales y la gente más rica. Está claro que para formarse una idea de Bangkok también hay que ver esto. Por otro lado, Siam tiene todo lo que necesites para pasar una tarde en ella y hay que ver el contraste.

Siam

¿No parece otro país distinto?

Hello Kitty en Siam

Reconozco que estuve tentada a entrar en este café

Siam

Terminamos de pasar la tarde por aquí, vimos fugazmente el barrio chino y repetimos por tercera vez consecutiva en Khao San Road y Rambuttri.

Khao San y Rambuttri Khao San y Rambuttri