[GUÍA] Creta, la alta cuna de Europa (Agosto 2017)

por | Nov 24, 2017 | Alien en la Tierra, Grecia |

Creta fue nuestra última parada en Grecia y también de nuestra ruta por la Europa del Este. Un viaje inolvidable para finalizar lo que ha sido hasta la fecha el mejor verano de nuestras vidas.

La isla de Creta está ubicada al sureste del Mar Mediterráneo, ergo cercanía al trópico, ergo calor sofocante en agosto. No nos llovió un sólo día, algo que celebramos por todo lo alto.

UN POCO DE HISTORIA…

Creta no formó parte de Grecia hasta hace poco más de cien años, y es que la historia de la isla es mucho más extensa que la de la península. La primera civilización se cree que apareció ni más ni menos en el IV milenio aC, la tribu minoica, considerada la primera alta cultura en Europa. Como dato curioso, en la Odisea, Homero menciona a los eteocretenses (verdaderos cretenses), quienes se cree que podrían ser los descendientes de los minoicos.

No fue hasta el I milenio aC cuando pasó en manos del Imperio Romano. Tras la partición de éste, Creta se integró al Imperio de Oriente. Desde entonces cambió de bando en numerosas ocasiones, siendo bizantina, árabe y veneciana, hasta la partición del Imperio Bizantino, quedando dividida entre la ocupación latina y la herencia bizantina.

En el siglo XVII fue conquistada por el Imperio Otomano, el cual dejaría su huella durante tres largos siglos, marcado el último especialmente por rebeliones del pueblo, hasta que a finales del siglo XIX consiguió independizarse. Al cabo de dos décadas pasó a integrarse en el territorio heleno.

Creta ha sido escenario de enfrentamientos durante la Segunda Guerra Mundial, llegando a ser ocupada por los nazis durante la repartición de Grecia. No fue hasta la década de los 70 cuando el turismo entró en auge, hecho que ha aportado cierto impulso económico.

CÓMO LLEGAR

Cómo hemos comentado, nosotros veníamos desde la parte peninsular, concretamente de Atenas. Fuimos en avión hasta Heraklion. De vuelta a Atenas optamos por el ferry nocturno también desde Heraklion. Chania tiene, de igual forma, conexiones con la capital por mar y aire.

Alternativamente, se puede llegar al puerto de Heraklion desde otras islas griegas como Santorini o Rodas, pero es posible que haya que hacer alguna escala. Podéis consultarlo en Rome2Rio.

CÓMO MOVERSE

Creta es relativamente grande, así que la manera más eficaz y cómoda de moverse por la isla es en coche. Nosotros lo alquilamos a través de eDreams en el aeropuerto de Heraklion, con la compañía SK Rent y, aunque en primera instancia queríamos llevarlo a Chania de vuelta, lo trajimos allí mismo sin coste adicional. Para que os autoricen el alquiler es imprescindible disponer del carnet de conducir físico y de una tarjeta de crédito, que usarán para bloquear una importante suma de dinero, como garantía.

Cabe destacar que en nuestro caso decidimos contratar con antelación el seguro a todo riesgo que ofrece eDreams por si a caso en SK Rent se ponían quisquillosos, algo que no pasó. Recomendamos hacer el máximo de fotos a todos los detalles (golpes, arañazos, defecto de tinta…) antes de coger el vehículo por primera vez. Hay que remarcar que esta compañía es low cost, así que no esperéis un coche de menos de diez años. Aún así iba muy bien y nos terminamos encariñando. ¡Hasta le pusimos nombre! La única pega es que consumía mucha gasolina y en la isla el precio es significativamente superior al de la península.

Creta

Este es nuestro Raffaello

Las carreteras de Creta no son las mejores del mundo pero son perfectamente circulables. La mayoría de ellas son de  un sólo carril de ida y otro de vuelta, y los locales no van despacito que digamos, así que se han inventado una norma que no aparece en el código de circulación: apartarse en el arcén para facilitar los adelantamientos. ¡Con el paso de los días hasta vosotros exigiréis que se aparten! 😛

Una alternativa al coche en caso de no tener carnet o simplemente no tener ganas de conducir es el autobús, un medio que te limitará a visitar sólo las principales ciudades y sus alrededores, y además no es barato ni frecuente. Si aún así os decantáis por este medio, podéis consultar las rutas y horarios en la web oficial de la compañía KTEL.

QUÉ VISITAR

Nosotros estuvimos siete días en Creta y nos dio tiempo de ver gran parte del oeste de la isla. Si se quiere visitar por completo, son necesarias al menos dos semanas. A continuación detallamos por orden donde estuvimos:

HERAKLION

Como llegamos a primera hora de la mañana, desde el aeropuerto de Heraklion fuimos directo al Palacio de Knossos, el palacio minoico más importante de Grecia, ubicado en las afueras. Tuvimos la suerte de llegar poco después de la apertura con lo que evitamos la masa de turistas que vimos haciendo cola cuando nos fuimos. Una visita absolutamente imprescindible.

Creta

Palacio de Knossos, una joya

Al mediodía nos dirigimos al centro. Heraklion o Candia es la capital y ciudad más grande de la isla, siendo además el centro económico y teniendo el mayor puerto marítimo. De nuestra visita nos quedamos con el Museo Arqueológico, uno de los más grandes de Grecia y el que dispone de la mayor colección de Arte Minoico del mundo.

Otro de los lugares que nos llamó la atención es el mercado al aire libre, donde es posible adquirir todo tipo de productos: desde ropa y música hasta productos típicos cretenses. Alrededor del mercado hay numerosas tabernas donde se sirve comida típica. Para los amantes de la moda, Heraklion es el centro comercial por excelencia de Creta, disponiendo de las principales marcas internacionales. ¡Nosotros enganchamos rebajas!

Creta

Puerto veneciano

Por último, nos quedamos con el puerto, que se divide en la parte antigua (el puerto veneciano) y la parte nueva (el centro de transbordadores moderno). La primera es ideal para dar un paseo a cualquier hora del día, especialmente en el atardecer, mientras que en la segunda se encuentran los ferries que llevan de vuelta a Atenas o a otras islas griegas.

RETHYMNO

La localidad de Rethymno o Rétino fue nuestra siguiente parada, a medio camino entre las dos ciudades y puertos principales de la isla.

De nuestro paso por la ciudad consideramos que hay una visita obligatoria: la Fortezza, el punto más alto de Rethymno desde donde se obtiene unas buenas vistas panorámicas del centro y del puerto veneciano. En la antigüedad, la fortaleza se usó para defender la ciudad del asedio de las tropas de asalto. Aún hoy en día se pueden observar las ruinas de un edificio rectangular que en su día tenía la función de cárcel.

Creta

Vistas al Egeo

El centro de Rethymno es igual de paseable que el de Heraklion. La Fuente Rimondi es el edificio más destacado del casco antiguo, en honor a un antiguo gobernador veneciano.

Ya para terminar el día, fuimos a la playa, ¡cómo la echábamos de menos! Pearl Beach es una larga playa que empieza muy cerca del centro (se puede ir andando), desde la parte este, y se extiende hasta más de 6 km.

KOURNAS

El anfitrión de la primera pensión donde nos alojamos nos recomendó encarecidamente ir al Lago de Kournas. Nosotros no habíamos leído absolutamente nada. ¡Y vaya si valió la pena ir!

El lago de Kournas se encuentra a medio camino entre Rethymno y Chania, y es el único de agua dulce de toda la isla. Muy recomendable si se quiere pasar una mañana tranquila lejos del bullicio de las playas. Las imágenes hablan por si solas.

Creta

En el lago Kournas

CHANIA

Dicen que Chania o La Canea es la ciudad más bonita de Creta, y de las tres principales que vimos, lo corroboramos.

El puerto veneciano nos pareció impresionante, con un agradable pero agotador paseo que lleva hasta el Faro, uno de los más antiguos del mundo y que es con orgullo icono de la ciudad, aunque ya no está en funcionamiento. Muy cerca se encuentra el Museo Naval, el cual alberga una extensa colección de modelos de barcos, instrumentos náuticos y hasta uniformes y otros objetos que pertenecieron a los héroes de la Armada Griega.

Creta

El faro de Chania

Igual que las otras dos ciudades que visitamos, el centro de Chania es encantador para dar un paseo a cualquier hora del día. En el centro se encuentra el Museo Arqueológico, al que no fuimos, el distrito de Kastelli, el yacimiento original de numerosos descubrimientos arqueológicos que se remontan a la Edad del Neolítico.

De Chania tenemos un bonus track en caso de tener tiempo: la playa de Stalos, ubicada a tan sólo 15 minutos en coche del centro en dirección oeste. Y es que nos alojamos dos noches en el que fue el mejor hotel en el que estuvimos en Creta, Pentari Apartments, ubicado en la misma pequeña localidad.

BALOS

La playa de Balos y su laguna son de otra galaxia. Ninguna foto puede hacer justicia. Hay que ir y sentirlo, vivirlo. Dudo mucho que exista un lugar parecido en la Tierra.

Creta

Balos, la playa celestial

Nosotros llegamos a Balos desde Kissamos por un camino de cabras, literalmente, y es que estuvimos prácticamente 1 hora para recorrer los casi 10 km. El coche es la mejor opción porque puedes llegar a primera hora y aparcar sin problemas, evitando la oleada de turistas, que llegan a partir del mediodía en ferry desde el puerto de Kissamos.

Desde el párking, que se encuentra en lo alto de la colina, hay que bajar andando por el otro lado de la montaña, un recorrido de unos 30 minutos aproximadamente donde ya se pueden empezar a sacar instantáneas inolvidables.

SAMARIA

Si pensábamos que con Balos ya lo habíamos visto todo, la Garganta de Samaria nos dejó sin respiración. Se trata ni más ni menos de un recorrido a pie de 13 km que empieza a 1250m de altitud, cerca del pueblo de Omalos (donde nos alojamos), y termina en el nivel del mar. De nuevo el coche es la mejor opción para llegar ya que hay párking público gratuito en la entrada. Como alternativa, se puede ir en autobús desde Chania pero te espera una auténtica paliza de día.

La Garganta de Samaria sólo se puede visitar de Abril a Octubre, y el horario es de 7 a 15h, por lo que conviene ir a primera hora para tener tiempo suficiente para recorrerla en su totalidad (no querrás volver atrás…), a los que hay que sumar 3 km más hasta el pueblo de pescadores de Agia Roumeli. Nosotros sin estar en forma tardamos poco más de 6 horas haciendo un montón de paradas. Imprescindible llevar comida y botellas de agua (hay fuentes durante todo el recorrido).

Creta

Samaria, en la boca del lobo

Una vez en Agia Roumeli tomamos un respiro en uno de los numerosos chiringuitos y cogimos el ferry hasta Sougia. De allí sale inmediatamente un autobús de regreso al párking de la garganta. También es posible regresar a Chania con una combinación distinta de ferry y autobús. Para más información, consulta este enlace.

Como última opción, si se dispone de más tiempo, está la de quedarse a dormir en Agia Roumeli y regresar al día siguiente, para poder disfrutar de la puesta de sol y de la tranquilidad que se respira una vez se van los turistas. Eso sí, no esperes encontrar resorts; ten en cuenta que el pueblo es humilde.

LO QUE NOS FALTÓ: ELAFONISI

Nos faltó un día más en Creta (o un mes). Una pena que lo tuviéramos todo cerrado, pero no podíamos tomar riesgos en temporada alta. Habíamos leído maravillas de Elafonisi.

Elafonisi se encuentra en el suroeste de la isla, a 1h30 en coche de Chania, y alberga una de las playas más concurridas de todo el país. El hecho de ser una playa inmensa hace que no tengas que preocuparte por  encontrar tu rincón de intimidad aunque vayas en hora punta.

Pero todo esto que contamos es sólo un resumen de lo que hemos leído. ¡Así que nos lo tendréis que contar! Nosotros seguro que en nuestra siguiente visita a Creta no nos lo perdemos.

¿MÁS SOBRE CRETA?

Próximamente subiremos más artículos en detalle de Creta. Si tenéis algún comentario o duda hacédnoslo saber y estaremos encantados de responder. ¡Si te ha gustado el artículo, compártelo! 🙂