Tras una semana maravillosa en Ko Lipe, quizá vinimos con mala predisposición. Ko Muk se le parece como un huevo a una castaña. No es un destino para quien busque unas playas paradisíacas. Ko Muk es una isla humilde y remota, habitada en su mayoría por pescadores locales. Aquí el turista, aunque año tras año está creciendo (un poquito), sigue siendo un extraño. Esto tiene también sus ventajas, claro.

Al hacer un viaje largo, no nos importaba hacer una parada de 3 días. Nuestro objetivo era ir a Ko Lanta y Ko Muk quedaba aproximadamente a medio recorrido, así que, ¿por qué no?. De esta forma también fuimos menos en speedboat y más en ferry, algo que agradecieron tanto nuestros bolsillos como nuestros corazones.

CÓMO LLEGAR

Como hemos comentado, desde Ko Lipe se puede llegar a Ko Muk en speedboat. El trayecto dura unas dos horas que se hacen eternas (especialmente si vas en este medio por primera vez), pues la lancha no para de botar y las olas del mar parecen rocas de la velocidad que lleva. La parada en Ko Muk es Charlie Beach, directamente en la orilla. Recomendamos ir en chanclas o incluso descalzo y vigilar de no mojar las mochilas al bajar. La playa queda al sur de la isla, así que si tu alojamiento está lejos (como fue nuestro caso) puedes ir en tuk-tuk por 50 THB por persona.

Ko Muk

Con esto fuimos a Ko Muk

Desde Phi Phi, Krabi y Lanta se puede llegar en ferry o speedboat. La primera opción es más lenta pero mucho más barata y segura. El pier se encuentra al este de la isla. Desde el puerto de Trang sólo es posible en ferry.

DÓNDE ALOJARSE

Nosotros nos alojamos en el Garden Resort & Dada Restaurant. De resort tiene sólo el nombre, pues es un alojamiento con bungalows sencillos y alguna que otra habitación. Incluyen baño privado pero sin agua caliente. Lo elegimos por el precio pero no lo recomendaríamos, ya que queda muy lejos de todo. Además tuvimos un ocupante entre las paredes durante toda nuestra estancia poniéndonos los pelos de punta (no sabemos ni queremos saber qué animal exactamente).

Lo mejor creemos que es alojarse cerca de Charlie Beach o de Silvalai Beach. Desde la primera playa llegan y parten las speedboats, mientras que en la segunda tienes el pueblo y el puerto muy cerca.

QUÉ VER

CHARLIE BEACH

La playa principal de la isla, ubicada en el sur, y la más bonita. También nombrada Farang Beach (“farang” en tailandés significa “extranjero”). Tiene unos pocos cientos de metros de longitud y un par de restaurantes donde comer (¡muy ricos!).

Ko Muk

Al fondo, Charlie Beach

EMERALD CAVE

Esta cueva debe su nombre “esmeralda” al fenómeno natural que ocurre en ella: cuando el sol brilla en el agua, ésta refleja la luz de color por toda la cueva. Normalmente sólo es posible ver esta rareza de 10 de la mañana a 2 del mediodía.

Localizada al oeste de la isla, es la excursión más popular de Ko Muk. La cueva contiene un estrecho túnel de 80 metros, al que se puede entrar nadando o en una barca pequeña como el kayak, sólo cuando la marea está baja.

KO MUK VILLAGE + SILVALAI BEACH

El pequeño pueblo de pescadores de Ko Muk es un atractivo en si para pasar medio día, combinándolo a su vez con Silvalai Beach. Incluye una escuela y una iglesia y es una buena forma de conectar con la gente y las costumbres locales, además de probar su deliciosa comida.

Ko Muk

Camino a la aldea

Una anotación muy importante en Ko Muk a tener en cuenta es el horario de la marea. Cuando baja, las playas quedan prácticamente inservibles. Cuando sube, parece que se vaya a tragar la isla. El conjunto deja muy pocas horas para aprovechar la playa en su esplendor, aunque se pueden hacer otras actividades como coger un kayak o hacer alguna caminata.

Como curiosidad, en una de estas ocasiones en las que la marea estaba baja, vimos que dejaba peces globo atrapados mucho más allá de la orilla. ¡Brrrr!

IMPRESIONES FINALES

Ko Muk no nos bendijo con playas paradisíacas ni con fotografías de postal, sino con mareas problemáticas, lluvia y un cielo tapado. Esta isla es una alternativa a otras más concurridas para pasar un par de días de exclusivo relax, con dos playas dignas y un pequeño pero simpático pueblo de pescadores. Pero sólo considera entre tus posibilidades Ko Muk si eres aventurero, o si de verdad tienes ganas de alejarte de la civilización durante unos días. No hay mucho esparcimiento en Ko Muk, pero si estás dispuesto a traerte un par de libros y jugar a convocar las mareas, quizá sea un buen lugar para ti.