Cada vez más masificada, tengo la impresión de que Ko Phi Phi y su belleza no permanecerá intacta mucho tiempo (mientras que otros consideran que ya está perdida). Donde antaño Leonardo Dicaprio fue a buscar su paraíso perdido en una isla virgen, hoy poca cosa queda: alcohol, fiesta hasta altas horas de la madrugada, playas abarrotadas y el trajín de la construcción de nuevos y grandes hoteles. Y aún así…, es innegable que Ko Phi Phi es muy bonita.

Una pequeña solución es venir en temporada baja. Muchos menos turistas, pero peor clima. Nosotros fuimos en septiembre del año pasado y nos enamoró, pese a que las playas no estaban tan limpias ni el agua tan clara. En noviembre de 2017, las cosas ya no nos parecieron lo mismo. Demasiada gente… Ko Phi Phi ya no es un secreto, está claro, pero creo que la estamos destruyendo. Es triste pensar el daño que el turismo está haciendo a esta isla, así que por favor, sé responsable cuando vayas. Parece ser que el gobierno de Tailandia está pensando en regular la cantidad de gente que la visita.

CÓMO LLEGAR

Posiblemente la isla con más accesos de todas las islas del mar del Andamán: salen botes, lanchas, longtails y ferries de todas partes, a todas horas. Hay conexiones con Phuket, Krabi, Ko Lanta y Ko Lipe.

Desde Ko Lanta tomamos un ferry (vale; “ferry” entre comillas, porque esa embarcación estrecha de dos pisos con las ventanas rotas no sé si opta a tal nombre) con la compañía Petpailin, que además con el precio del ticket te recogen en tu alojamiento y te llevan al puerto. El trayecto dura unas dos horas aproximadamente y a mí parecer, es mucho más cómodo que con la aparatosa speedboat.

Si vienes desde la idílica Lipe la única solución será dicha speedboat. Desde Phuket, un ferry como dios manda (o big boat como le llaman los locales) será el encargado de llevarte.

QUÉ HACER EN PHI PHI

Bueno, bueno. Lo primero: ¡disfrutar! No se está en esta isla todos los días. Para aprovechar las playas y no enfadarte con la cantidad ingente de personas que han decidido hacer lo mismo que tú, lo mejor es que madrugues y aproveches la relativa calma.

Ko Phi Phi

Por suerte, todavía quedan rincones de paz

Ko Phi Phi son en realidad dos islas. La principal es Ko Phi Phi Don, donde se encuentra el puerto y la gran mayoría de comercios y negocios. Las siguientes atracciones pueden visitarse sin necesidad alguna de transporte:

TONSAI BAY

La bahía principal y, por ende, el corazón de Phi Phi. Aquí se encuentra el pier. Especialmente concurrida durante el día, donde llegan y parten ferries y speedboats. Muchos turistas eligen Phi Phi sólo para pasar el día (¡error!).

Recomendamos ir a primerísima hora o bien a partir de las 16h, cuando el ambiente es más tranquilo. Aunque hay barcas aparcadas a lo largo de la bahía, dispones de espacio suficiente para bañarte y tomar el sol.

DALUM BAY

Frente a Tonsay Bay se halla Dalum Bay, como si fuera un espejo aumentado. Ambas bahías están separadas por una calle que puedes recorrer en 5 minutos. Ésta es menos concurrida por barcas pero más por turistas. Las vistas son preciosas, pero la marea sube y baja de forma muy marcada durante el día, dejando sólo unas pocas horas para poder bañarte más allá de las rodillas. Es curioso ver cómo a lo lejos, las personas caminan tranquilamente por el mar.

BAN THAI ROAD

Es la calle que conecta el puerto con el camino hacia el Viewpoint. Vaya, el Walking Street particular de Phi Phi, donde se concentran todo tipo de negocios: restaurantes, tiendas de ropa, masajes, peluquería, tatuajes… Aproximadamente a mitad del recorrido están los bares, pubs y discotecas,  que no descansan un sólo día del año.

EL VIEWPOINT: VISTAS QUE QUITAN EL HIPO

Con este mirador he soñado mil veces desde la primera vez que estuve aquí en 2016. Afortunadamente lo encontramos igual que antes: espectacular. Hay que subir un buen porrón de escaleras para llegar y pagar una tasa de 40 bath por persona, pero merece la pena. ¡Sí, sí y sí! Desde el punto más alto se puede ver la isla en su totalidad, ofreciendo una panorámica que yo jamás logré olvidar.

Ko Phi Phi

Lo mejor de Ko Phi Phi

Hay que recordar que en 2004 un terrible tsunami arrasó casi por completo la isla, pero una década de grandes inversiones y trabajos sin descanso ha resultado en una restauración no sólo completa, sino incluso superior. En lo alto del viewpoint pueden verse un par de instantáneas que comparan la isla antes y después de la catástrofe.

FIESTA Y DESFASE

Desde luego en Phi Phi se pueden hacer fiestas para recordar (o para olvidar). La zona de fiesta está comprimida en pocos metros donde hay espacios para todos los gustos: bares, pubs, discotecas y hasta un ring de boxeo. El ambiente suele empezar una hora después de la caída del sol y se alarga hasta altas horas de la madrugada. Los bares cierran a las 3 am, pero si te quedan ganas de fiesta, resta una discoteca abierta donde hay que pagar entrada.

La bebida más popular es el bucket, la versión tailandesa del cubalitro: nada más y nada menos que un cubo de plástico (como los cubos de juguete donde hacíamos castillos de arena de pequeños) lleno de alcohol: cerveza, combinados o cócteles de lo que uno desee, sorprendentemente muy ricos y asequibles (desde 200 THB). Hay buckets bastante fuertes. Como nota negativa (o divertida, según lo mires… somos muy malos), es muy común encontrarte gente tumbada en el suelo bien sin poder levantarse o directamente durmiendo la mona. Todos los días a partir de las 8 de la tarde. 😛

Si dispones de más días (y ganas) puedes visitar además estas otras dos playas:

MONKEY BEACH

Ubicada al noroeste de la isla, es principalmente turística por dos razones: por los peludos inquilinos cleptómanos que le dan nombre y por sus aguas cristalinas poco profundas, que lo convierten en un buen sitio para practicar snorkelling.

Desafortunadamente no se puede llegar andando, es necesario contratar una long-tail boat o unirte a una excursión organizada. Nosotros no fuimos.

LONG BEACH

En el extremo opuesto de Monkey Beach se encuentra esta bonita playa de arena blanca y suave. Se puede llegar andando cruzando un camino de rocas, algo que es sólo recomendable de hacer durante el día (¡a ver si te vas a partir la crisma!). De noche el ambiente es muy relajado, ideal para quien busque huir del ambiente discotequero.

Ko Phi Phi

Huyendo de la horda de turistas

Para terminar, tenemos la otra isla más pequeña, Ko Phi Phi Lee, donde se rodó la famosa película La Playa, en el año 2000. El atractivo principal es Maya Bay, visitada diariamente por miles de turistas, por lo que poco encanto le queda a lo que en su día fue el paraíso de Leonardo DiCaprio, sino que más bien recuerda al naufragio del Titanic con tanto chaleco naranja.

PHI PHI, ¿TODAVÍA ERES UN PARAÍSO?

Sí, lo es. Todo lo malo no le quita ni un ápice de lo bella que puede ser, en especial a esas horas muy tempranas o muy tardías en las que milagrosamente la isla vuelve a parecer algo más virgen. Desde el mirador uno puede imaginar que los hoteles desaparecen, que el tsunami nunca sucedió, que el verde frondoso crece de nuevo sin control; en definitiva, que se es el explorador indómito que ha descubierto un pedazo de secreto perdido en el Mar del Andamán.

Ko Phi Phi

La última postal de normalidad en la isla