Kuala Lumpur significa literalmente en malayo “confluencia de lodo”. Su origen se remonta al año 1857, cuando cerca de una centena de mineros chinos exploraban el terreno alrededor de los ríos Gombak y Klang. La riqueza del lugar en estaño les convenció para aposentarse ahí, si bien es cierto que el suelo mojado dificultaba la edificación. Eso no fue un problema. A finales del siglo XIX, Kuala Lumpur ya se había convertido en la población más importante de Malasia, en su día colonia británica.

Kuala Lumpur es, entonces, la capital de Malasia, un país del sudeste asiático que muchos aseguran que, al contrario de su vecina Tailandia, aún conserva la autenticidad que no ha sido manchada por el turista. Como fiel enamorada del país de las sonrisas no opinaré ahora sobre eso, pero sí es cierto que mucho de Malasia no está preparado y listo para los extranjeros como en otras partes; la cultura es más chocante al ser plenamente musulmana, y no es tan sencillo saber qué hacer a continuación. Precisamente eso es la magia malaya: nosotros todavía somos los raros.

Kuala Lumpur

La foto icónica de Kuala Lumpur

En Kuala Lumpur, ciudad de casi 2 millones de habitantes, todo pasa a gran velocidad. Moderna y caótica, la mayoría de visitantes pasan un par de días antes de huir a otra parte. Eso sí: nadie se queda sin ver las mundialmente famosas Torres Petronas. ¿Es eso todo lo que ofrece Kuala Lumpur, KL para los amigos? Ni mucho menos.

En nuestro viaje sin billete de vuelta y después de una semana muy calmada en Melaka, ya teníamos ganas de un poco de movimiento, así que nos plantamos en KL con ánimos de batalla. Y pese a que no es nuestro lugar favorito del país ni mucho menos, nos gustó más de lo esperado.

CÓMO LLEGAR

El aeropuerto de Kuala Lumpur es el más concurrido de todo el sudeste asiático. Se puede llegar desde las principales ciudades sin hacer más de una escala.

La capital malaya también tiene estación de tren, llamada KL Sentral, ubicada en el barrio indio (Brickfields). Desde ahí es muy fácil, rápido y económico llegar al centro en transporte público. El problema es que la mayoría de atractivos turísticos del país no disponen de conexiones ferroviarias.

De ahí que nosotros, que estábamos en Melaka, optáramos por el autobús. La estación de KL se llama Terminal Bersepadu Selatan (comúnmente abreviada como TBS). En este medio se puede llegar desde cualquier localidad importante del país (Cameron Highlands, Taman Negara, Penang…). También existe la posibilidad de viajar en autobús desde Singapur.

DÓNDE ALOJARSE

Nosotros nos alojamos en el Rainforest Hotel, en plena Petaling Street (Chinatown), por lo que la ubicación era muy buena. Las habitaciones son pequeñas y sin ventana, pero incluyen aire acondicionado y está todo muy limpio. El hotel tiene una terraza cuca donde socializar o tomar algo. Sin embargo, si os da el sueldo, recomendamos alojarse sin duda cerca de las Petronas, una zona mucho más animada y atractiva en nuestra opinión.

CÓMO MOVERSE

El transporte público es gratuito en el centro. Repito: el transporte público es gratuito. Hay un servicio de autobuses formado por cuatro líneas circulares que recorren las zonas más emblemáticas de la ciudad: Chinatown, las Petronas, Chow Kit, el Mercado Central, la Mezquita Nacional y sus Jardines, Bukit Bintang… El servicio se llama Go KL, los autobuses son de color rosa, tienen aire acondicionado y wifi y pasan con mucha frecuencia. En hora punta van muy llenos pero ¿qué más se puede pedir? Aquí tenéis la página web por si necesitáis más información.

Kuala Lumpur

Mapa del bus gratuito. Fuente: Go KL (página oficial)

QUÉ HACER EN KUALA LUMPUR 

Hay un montón de cosas que ver en KL. Esto es lo que vimos nosotros y seguro que nos quedó muchísimo. ¡Quién se aburre es porque quiere!

CHINATOWN

El barrio donde nos alojamos. Barato y súper concurrido, hay mucha oferta gastronómica. No es el barrio chino que más me ha gustado, de hecho, sino de los que menos, nada que ver con la Chinatown de Bangkok, por ejemplo (que es una maravilla). Sin embargo siempre es curioso pasearse por aquí. La calle principal del barrio es Petaling Street, cerrada al tráfico, donde tiene lugar el flea market o mercadillo ambulante, cada tarde hasta bien entrada la noche. Se vende comida callejera y miles de imitaciones: ropa, maquillaje, bolsos, zapatos… Los precios son muy altos para empezar así que hay que regatear sí o sí, cosa que yo personalmente odio. No me pareció que hubiera demasiadas gangas. La comida, eso sí, está bien. ¡Y fue en este barrio donde me corté por primera vez el pelo en este viaje sin billete de vuelta!

Kuala Lumpur

Petaling Street

Aparte de eso, esta Chinatown fue algo descafeinada.

Sri Mahamariamman

A punto de salir de Chinatown encontraréis algo muy interesante. Datando de 1873, este es el templo hindú más antiguo en uso de toda Malasia. La deidad que se idolatra en este templo, Mariamman, es la protectora de los tamiles (grupo étnico de la India) cuando viajan a tierras extranjeras, por eso es especialmente popular entre aquellos indios que han dejado su hogar. También es una manifestación de la diosa Parvati, que encarna la Madre Tierra.

Kuala Lumpur

Deidades

DATARAN MERDEKA (PLAZA DE LA INDEPENDENCIA)

No muy lejos de Chinatown se halla la Plaza de la Independencia de Malasia. Aquí se encuentra una bandera altísima (¡95 metros hace el mástil!) que conmmemora el lugar donde se izó por primera vez la bandera de Malasia en 1957. De hecho, ¡coincidimos con la celebración del 60 aniversario! Al ponerse el sol vienen los locales a pasar el rato. Diseminados cerca de ella, hay muchos edificios históricos que merecen una visita, como el Edificio Sultán Abdul Samad, que alberga la Oficina del Ministerio de Información, Comunicación y Cultura de Malasia. Mi consejo es que os dejéis llevar por lo bonito que está el lugar iluminado y deis un paseo por aquí y por el río, sin rumbo.

Kuala Lumpur

Edificio Sultán Abdul Samad

Pasar Seni (Mercado Central)

El edificio de este mercado data de 1928. Está bien para echar un vistazo: hay dos plantas donde comprar souvenirs o arte hecho a mano. Puede ser una buena parada para tomarse un respiro de la humedad y el calor de la calle. Cuando fuimos estaba muy vacío y pudimos pasearlo tranquilamente, aunque tampoco hay nada especialmente llamativo. No obstante me gustó más el pequeño mercadillo nocturno que hay fuera cada tarde, llamado Kasturi Walk. Está bien si estáis de paso por ahí.

Kuala Lumpur

Mercado central

Masjid Jamek

¡Es una mezquita hermosa! Está en la confluencia de los ríos Klang y Gombak, donde como hemos comentado anteriormente, se dice que nació Kuala Lumpur, y de noche la iluminación es perfecta. Desde luego este sería uno de los imprescindibles de la ciudad, es de postal. Nosotros no pudimos entrar (no recuerdo si estaba cerrada al público por algún motivo o simplemente porque fuimos en horario de rezo) pero el exterior es bonito y contrasta mucho con los edificios urbanos de KL. Las cúpulas son muy de película de Aladín. Desde 1965 es Mezquita Nacional, y aunque ahora hay una nueva Mezquita Nacional (ver más abajo), esta sigue siendo importante por lo que significa y por su ubicación.

Kuala Lumpur

La mezquita más bonita de KL

Bukit Bintang (zona comercial)

Bukit Bintang es el barrio que alberga las Torres Petronas. Negocios y comercio de lujo se reparten por este área, siendo el lugar ideal para hacer compras, ir al cine o simplemente disfrutar de una tarde mirando escaparates al placer del aire acondicionado. Aquí van los tres que más nos gustaron o llamaron la atención:

  • Pavilion

Personalmente fue el centro comercial que más nos gustó por ser el más completo. Como dato curioso, se construyó en el antiguo emplazamiento de un colegio de chicas, después de ser reubicado.

Aquí puedes encontrar comida, ropa, complementos y electrónica a todos los rangos de precios imaginables. Además hay un cine muy moderno donde echan películas en inglés subtituladas en malayo y en chino. Podemos dar fe de ello.

Hay una parada de Go KL justo delante de la entrada principal. Cruzando la calle se encuentra Starhill Gallery, el complejo de lujo por excelencia (Louis Vuitton, Dior y un montón de marcas de las que nunca hemos oído a hablar :P). Desde el Pavilion se puede acceder a los centros comerciales principales de la zona por pasillos superiores, evitando el caótico tráfico.

Kuala Lumpur

El barrio de las carteras llenas

  • Plaza Low Yat

7 plantas, 100% electrónica. Si el gadget que deseas no está aquí… mal vamos. Eso sí, hay mucha tienda “extraña”, como de imitación, así que id con cuidado. Nosotros compramos un objetivo para la cámara fuera del centro comercial, en la tienda oficial de Nikon, y resultó que los precios estaban bastante mejor que en Amazon.

  • Berjaya Times Square

Es uno de los centros comerciales más grandes del mundo; en concreto, el número 16. Incluye un hotel 5* y es, simple y llanamente, un mastodonte de edificio, con más de 1000 tiendas. Solo de pensarlo me marea. En el piso de arriba hay hasta un parque de atracciones (!!).

Kuala Lumpur

Pesadilla en el parque de atracciones

Cuando os canséis de recorrer los numerosos y grandiosos centros comerciales, no olvidéis volver a ver las Petronas de noche: son espectaculares. Habrá que luchar para hacerse una foto medio decente sin que salga nadie, pero ¡bien valen la pena!

Las Torres Petronas

El icono de Kuala Lumpur y de Malasia. Todo el mundo que ha oído hablar de Malasia conoce las Petronas. Son las torres gemelas más altas del mundo y ostentan el título de undécimo edificio más alto del mundo. Desgraciadamente no subimos arriba porque nuestro presupuesto nos obligaba a escoger entre subir a estas o a la Torre KL, cuyo punto de visión es más alto. Hay que comprar el ticket con cierta antelación porque se suele llenar hasta los topes. En la página oficial están todos los precios y horarios.

En la base de las Torres, por si tienes que hacer tiempo mientras esperas a que sea la hora de subir, hay un centro comercial llamado KLCC. ¡Está todo pensado!

Kuala Lumpur

¡Foto necesaria en KL!

Las Torres, además, están rodeadas por el parque KLCC, donde hay un espectáculo de luces al atardecer. Cuando fuimos además coincidimos con el Petrosains Science Festival, que se celebra anualmente y  resultó muy interesante.

Menara Kuala Lumpur

La Torre Kuala Lumpur, “Menara” en malayo, es una estructura utilizada para la telecomunicación construida el año 1995. Con sus 421 metros, es la quinta torre más alta del mundo de su categoría, y su iluminación nocturna es espectacular. Se puede llegar a la torre con el Go KL bajando en la parada “KL Tower”.

Kuala Lumpur

Menara Kuala Lumpur de noche

La Menara KL tiene dos tipos de entrada: la más económica te lleva hasta el Observation Deck, un mirador cerrado ubicado aproximadamente a la mitad de la torre; mientras que la entrada completa (que también incluye lo anterior) te da el derecho de subir hasta arriba del todo, el Sky Deck, desde donde pueden sacarse unas instantáneas de locura. Mi recomendación es que compréis la entrada hasta arriba, las vistas son impresionantes.

Kuala Lumpur

KL en miniatura

Podéis consultar los horarios y precios oficiales en la web oficial, además de comprar las entradas, pero ésta al no ser tan popular como las Petronas no se llena de la misma forma. Nosotros fuimos al mediodía, la compramos directamente en las taquillas (el precio es el mismo) y entramos al momento.

Perdana Botanical Gardens

También conocido como Lake Gardens. Mi favorito de KL. Si en tu estancia en la ciudad te has hartado del ritmo, las compras y estás agobiado, nada mejor que ir a uno de los parques que ofrece. Fuimos con el Go KL bajando en la parada “Muzium Negara”, donde además se encuentra el Museo Nacional.

Kuala Lumpur

El pulmón verde de KL

Detrás del museo está el parque, tras un paso subterráneo. Es muy grande y puedes pasar en él toda una tarde o, si visitas todo lo que ofrece, el día entero. Hay un jardín botánico, un invernadero, un pequeño parque para los niños… Y también parques relacionados con los animales, a los que nosotros no entramos, como el de mariposas o el de pájaros.

Kuala Lumpur

Los que bauticé como “árboles tristes”

Masjid Negara (Mezquita Nacional)

Se encuentra a un paso del parque, en una de las salidas. También se puede llegar con Go KL y bajando en la parada con el mismo nombre. Es la Mezquita Nacional “nueva”. Es muy curiosa por su característico techo azul resplandeciente. No entramos porque topamos con el rezo, pero su arquitectura es muy llamativa.

Chow Kit

Para los que buscan una pizca de lo que fue Kuala Lumpur antaño. Se puede llegar en Go KL bajando en la parada del mismo nombre. El barrio de Chow Kit, al norte de la ciudad, es popular por su “mercado mojado” Bazaar Baru. Un mercado mojado es un mercado al aire libre, pero con la peculiaridad de que los suelos siempre están chorreando agua porque se limpian cada poco rato.

No vayas con tus mejores galas. De locales para locales, se vende marisco, pescado, carne; verás cabezas de vaca, cerdo, pollos colgados del techo, suelos llenos de agua, olores fuertes e imágenes no aptas para los más delicados. Tengo que reconocer que me dejó patitiesa. También hay una “zona seca” donde se venden zapatos, ropa, especias, verduras, discos…

Kuala Lumpur

Cuidado con lo que pisas

Como podréis imaginar, todo el barrio de Chow Kit tiene precios mucho más baratos que el resto de la ciudad, incluyendo restaurantes y productos de imitación.

Batu Caves

La excursión por excelencia de Kuala Lumpur. Las Batu Caves son unas cuevas situadas a unos 15 km al norte de la ciudad. Se puede llegar en KTM (una especie de tren de cercanías) en una media hora. Éstos salen de KL Sentral y hay una parada cerca de la estación de autobuses Go KL, “Pasar Seni”, concretamente al otro lado de las vías del tren.

Kuala Lumpur

Batu Caves

La visita a las cuevas Batu ya merece la pena sólo por la majestuosa estatua del dios Murugan, el dios hindú de la guerra y la victoria que da la bienvenida a la cueva principal, en lo alto de una colina, a la que se puede acceder por los casi 300 escalones. Si te parece poco, puedes subirlos con un par de cubos de cemento para contribuir a las obras de restauración.

¡Pero aún hay más! Puedes leer nuestra visita a las Batu Caves en esta entrada.

EN RESUMEN

Kuala Lumpur es una ciudad muy grande y con un repertorio amplio de actividades que no acabarás en una sola visita. Como cualquier otra metrópolis (asiática), puede ser que el caos y el tráfico acabe con tus nervios, o quizá te enganche hasta las trancas. Si algo es seguro es que no solo de las Torres Petronas vive la ciudad del barro, sino que hay más allá de lo obvio y que es una parada en el viaje que se puede aprovechar y disfrutar muchísimo.

¡Si te ha gustado el artículo no olvides compartir o dejar un comentario! ¡Lo apreciamos!