Tras mes y medio recorriendo Malasia y dejando atrás nuestra amada Penang, Langkawi conformaría la última parada en este viaje. Como buenos nacidos en el Mediterráneo, cada poco tiempo necesitamos sol y playa o nos ponemos malos. 😛

Langkawi (oficialmente “La Joya de Kedah”) es un archipiélago de Malasia de la provincia de Kedah, formado por más de 100 islas (en realidad, 99, a las que se suman 5 islas que solo se revelan con la marea baja), entre las cuales la más importante y la de mayor tamaño es la epónima Langkawi.

POR QUÉ IR A LANGKAWI

La isla de Langkawi es famosa entre los malayos por ser una isla libre de impuestos. Esto ha animado al turista extranjero en los últimos años, teniendo en cuenta que el alcohol y el tabaco es mucho más barato que en la península. Eso sí, igual que pasa en Andorra, hay un límite de importación.

Pero no todo se limita al duty-free. De hecho Langkawi no es conocida por ser muy agitada de noche. La isla puede presumir de tener las mejores playas del oeste de Malasia así como unos impresionantes paisajes verdes y mucha fauna local. El no disponer de transporte público hace que siga manteniendo ese espíritu salvaje y que merezca la pena alquilar un coche o una moto y explorarla a tu aire.

Langkawi

Al fondo, las cabinas del espectacular teleférico

CÓMO LLEGAR

La forma más rápida es en avión. La compañía AirAsia opera desde Kuala Lumpur, Penang y Singapur, con precios muy competitivos. El aeropuerto de Langkawi se encuentra al oeste de la isla. Si tu idea es ver toda la isla, lo recomendable es alquilar un vehículo aquí mismo.

También se puede llegar en barco a uno de los dos puertos de la isla: Telaga Harbour (al oeste) y Kuah Jetty (al este). Nosotros veníamos de George Town (Penang) y nos decantamos por la opción más económica: cruzamos el estrecho hasta Butterworth y de ahí cogimos un autobús hasta la terminal portuaria de Kuala Perlis. Nuestro barco nos dejó en Kuah. De igual forma se puede hacer el trayecto directamente por mar.

Si se está en Koh Lipe (Tailandia) se puede ir a Langkawi en speedboat. En este caso es necesario pasar por inmigración al llegar pero en Malasia no hace falta visado si tienes pasaporte español, simplemente van a ponerte un sello y puedes quedarte 90 días en el país.

Langkawi

Cielos bonitos en Pantai Cenang

DÓNDE ALOJARSE

Si se dispone de pocos días, lo mejor es alojarse en Pantai Cenang (si os llega el presupuesto, en la calle principal, la de la playa) y de ahí hacer alguna excursión. Es donde están los alojamientos más asequibles, la mejor playa de la isla y el mayor ambiente de día y de noche. De manera opcional, podéis buscar alojamiento la última noche cerca de uno de los dos puertos o del aeropuerto, sobretodo si partís a primera hora.

CÓMO MOVERSE

Como hemos comentado, al no haber transporte público, lo mejor es alquilar un coche (70-80 RM/día) o una moto (25-30 RM/día), durante uno o dos días para ver toda la isla, y los demás dedicarlos a desconectar en un sitio. Hay puestos de alquiler repartidos por toda la isla.

Con nuestro presupuesto mochilero no podíamos permitirnos un coche y de todas formas preferíamos moto, pero nunca habíamos conducido una (¡lo que no tardaríamos en solucionar más adelante!), así que finalmente nos conformamos con movernos con Uber y Grab. Los precios son asequibles pero te privan de la libertad que te da tu propio transporte. De hecho nos quedaron cosas por ver por culpa de esto. Ahora que ya hemos aprendido un poco a ir sobre dos ruedas, no dudamos que en nuestra siguiente visita a Langkawi (que la habrá) la alquilaremos.

Si no habéis ido mucho en moto no os preocupéis, hay poco tráfico en la isla y la gente conduce tranquilamente. Hay que tener en cuenta que los locales vienen con su propio coche de la península para desconectar. De todas formas no hagáis el paso si no tenéis confianza: siempre tenéis la opción de quedaros en un solo sitio o moverse en taxi o en una excursión programada.

QUÉ VER

Hay multitud de cosas que ver en Langkawi. Nosotros estuvimos dos semanas y nos pareció poco tiempo, aunque quizá sea porque en una isla el tiempo funciona diferente… 😛

PANTAI CENANG

Nuestro primer destino y donde más días estuvimos. Fuimos en taxi desde el puerto de Kuah. Nos alojamos en el Vila Thai, una guesthouse regentada por malayos descendientes de tailandeses. La habitación era con baño privado, aire acondicionado y nevera. Es un sitio muy barato y acogedor, al lado del mercado nocturno que se celebra el jueves pero un poco alejado de la playa (unos 10 minutos andando). Por suerte descubrimos un camino (dirección Rainbow Lodge) que te evita tener que ir por la carretera, que siempre es peligroso.

Como hemos comentado, la playa de Cenang es la que nos pareció de largo la mejor de Langkawi, porque puedes bañarte en ella y tomar el sol a cualquier hora. No os perdáis la puesta de sol.

Langkawi

Pantai Cenang

La única pega es que puede que veas algún hombre o grupo de hombres grabando a chicas turistas simplemente por el mero hecho de llevar bañador, tanto tomando el sol como saliendo del agua. Y sin ningún tipo de vergüenza. Desde nuestro punto de vista nos pareció repugnante y hubo ratos en los que yo (Jess) me sentí tan incómoda e indignada que nos tuvimos que ir.

NOTA: ¡¡cuidado con las medusas!! Cuando fuimos, tras habernos bañado y mientras contemplábamos la puesta de sol, vimos en la orilla de la playa unas medusas verdaderamente gigantescas, daban miedo. Creo que son una especie muy peligrosa y no parecía que avisaran de ellas.

ORIENTAL VILLAGE

Oriental Village es un pequeño parque temático ubicado al oeste de la isla. La gente suele ir a pasar el día. La atracción principal es el SkyCab, un funicular que te lleva a lo alto de la segunda montaña más alta de Langkawi, Gunung Machinchang (850 metros). Con 42º, es el teleférico más inclinado del mundo. El trayecto hasta la cima dura 15 largos minutos, con parada opcional a medio camino para respirar y empezar a tomar fotos. Es impresionante.

Una vez en lo alto, por un suplemento, puedes hacer un trekking de 10 minutos hasta el SkyBridge, un puente peatonal curvado suspendido por un solo pilón central. La longitud del puente son 125 metros de auténtico vértigo. Al final del recorrido hay que decir que no hay nada, sólo un espacio para descansar y volver, pero creemos que vale la pena verlo ya que estás ahí.

Langkawi

¡En el teleférico!

La entrada básica al SkyCab incluye también el SkyDome, el SkyRex y el 3D Art Langkawi. Si vas a primera hora al teleférico puedes ver esto después; si por contra vas más tarde seguramente habrá cola y puedes hacer tiempo. Ya te adelantamos que no te pierdes nada (te venden el pack adrede, no es posible comprar sólo el SkyCab), pero no te llevará más de 1 o 2 horas entre las tres atracciones. Como punto positivo, el museo en 3D es bastante divertido (más si vas con niños). El SkyRex, una atracción en realidad aumentada sobre dinosaurios, es muy corto, aunque logrado. El SkyDome, por otro lado, mejor ni hablar.

Nosotros hicimos noche en el interior de Oriental Village, en el Geopark Hotel, porque queríamos ver Pantai Kok y las Seven Wells Waterfalls al día siguiente. Pagamos precio de hostal por un hotel muy digno, la pega es que de noche parece el parque del terror: los puestos de comida cierran a las 18h y el supermercado a las 19h, y pasada esta hora ya no hay nadie por la calle ni nada abierto. Por suerte teníamos hervidor en el hotel y salvamos los muebles.

SEVEN WELLS WATERFALLS

El nombre oficial en malayo es Telaga Tujuh. La excursión a las cascadas es ideal para pasar medio día. Desde Oriental Village se puede ir andando en unos 10 minutos hasta la base, y de ahí son 638 escalones para subir hasta lo alto, a 480 metros. Casi nada. Tened en cuenta que si vais en época seca puede ser que no encontréis agua. No fue nuestro caso que fuimos en octubre y disfrutamos como niños bañándonos en el agua helada. Es la solución perfecta para sofocar parcialmente el intenso calor.

Langkawi

Seven Wells

PANTAI KOK + PERDANA QUAY

La playa Kok está también a unos 10 minutos andando de Oriental Village pero en sentido contrario a las cascadas. Es una playa local, nada que ver con Cenang. Es bonita para dar un paseo pero no para tomar el sol ni bañarse.

Al final de la playa, cruzando el Danna Resort (que posee un rincón privado pero puedes andar sin problemas) se encuentra Perdana Quay, un complejo lleno de restaurantes cucos para hacer una cena diferente y ver la puesta de sol. Aquí nos deleitamos con aceitunas y queso feta, no lo olvido. Nosotros lo encontramos muy vacío, supongo que por ser temporada baja. En la misma área está el otro puerto de la isla, Telaga Harbour.

Langkawi

Para dar un paseo

AYER HANGAT

El pueblo de Ayer Hangat está ubicado al norte de la isla. Si estás por la zona en viernes o dispones de transporte, no puedes perderte el mercado nocturno: es el más grande de toda la isla.

Nos alojamos en el De Langkawi Resort & Convention Center. Escogimos este motel porque queríamos ir a la playa de Tanjung Rhu y los precios a primera línea de mar eran muy altos. En moto/coche son menos de 10 minutos.

Con este nombre parece que estuviéramos rodeados de VIPs, pero nada más lejos de la realidad. Es un motel barato, muy bonito y acogedor, con un personal agradable, pero perdido de la mano de dios (incluidos restaurantes) si no tienes transporte. Eso sí, el desayuno es gratis y la cena económica, y además alquilan motocicletas.

Langkawi

Las cascadas Durian, sin olor a Durian

2 km al sur del motel hay otras cascadas, las Durian Perangin Waterfalls, que nada que ver tienen con las Seven Wells. Lo recomendamos sólo si tenéis tiempo y vehículo.

TANJUNG RHU

Tanjung Rhu presume de ser la playa más selecta de Langkawi, principalmente porque hay dos partes privadas propiedad de dos resorts de lujo: el Tanjung Rhu y el Four Seasons. Si le caes en gracia al guardia y enganchas un día con pocos clientes, pueden dejarte pasar. Tuvimos suerte y nos sentimos ricos por un día, pero la playa, con todos nuestros respetos al Four Seasons, no es nada del otro mundo.

Langkawi

¿Repetimos?

La parte pública también deja bastante que desear. Hay algún chiringuito barato donde puedes comer mezclado con los locales, pero nos quedamos con Pantai Cenang.

KUAH

Nuestra última parada en la isla y en Malasia fue la capital, que además tiene el puerto principal de la isla, Kuah Jetty. Nos hospedamos en el Geopark Inn, un económico motel muy bien ubicado. La habitación era sencilla pero tenía aire acondicionado y baño privado.

Detrás del motel está la entrada norte de Taman Legenda, un parque muy agradable para pasear o correr junto a la orilla. Al final del parque, en Eagles Square (Dataran Helang en malayo) se alza imponente una estatua de 12m de un águila, símbolo de Langkawi, desde donde además puede verse el puerto y una buena puesta de sol.

Langkawi

Parque con playa en Kuah

Por último, la capital es un destino ideal para hacer las últimas compras antes de regresar o de continuar el viaje. El mejor sitio para encontrar de todo es el centro comercial Langkawi Fair. En nuestro caso nos vino de perlas ya que nuestro siguiente destino eran las islas de Tailandia, y necesitábamos artículos de higiene y protección solar a precios asequibles.

LO QUE NOS FALTÓ POR VER

Los dos siguientes atractivos no los vimos. El primero porque no disponíamos de vehículo y el segundo porque se nos iba de presupuesto. De todas formas los nombramos por si os interesa.

GUNUNG RAYA

Con 881 metros, es la montaña más alta de Langkawi. Al estar ubicada en el centro de la isla, desde la cima pueden obtenerse unas vistas panorámicas completas. Incluye una reserva forestal de 5000 hectáreas. La mejor manera de ir es alquilando una moto o un coche, pues contratar un taxi para que te lleve, te espere y te baje sale muy caro.

Al haber estado ya en Gunung Machinchang (Oriental Village), que sólo es 30 metros más baja, tampoco nos arrepentimos de no haber ido. 😛

KILIM GEOFOREST PARK

Es uno de los tres parques geoforestales de Langkawi. Se cree que hay formaciones de piedra caliza y cuevas de hace más de 500 millones de años. Ahí es nada. Se puede explorar este paisaje protegido navegando por el río Kilim, ya sea contratando un crucero o bien por tu cuenta, alquilando un kayak o una moto acuática. Sea como sea, los precios estaban lejos de nuestro presupuesto.

PARA ACABAR

Con mucho verde y muchas playas para recorrer, Langkawi es sencilla y tan llena de aventuras como tú quieras tener. La componen teleféricos, deportes acuáticos, paseos por el río, carreras de karts, miradores desde las alturas y excursiones a la montaña, entre otros. Tranquila y relajada, la mayor parte de vida se concentra desde que sale el sol hasta que se pone, siendo un lugar divertido y cómodo para todos los públicos. Uno se siente como en la isla del tesoro de Stevenson, a la espera de encontrar un tesoro pirata y sorteando las mil y una actividades que ofrece esta expedición.