Visitar Montblanc es casi como viajar al pasado. Ubicada en el interior de la provincia de Tarragona, en la comarca de la Conca de Barberà, Montblanc se alza bella y serena y muestra a quien esté interesado grandes historias de antaño y de vanguardia.

Incluso la carretera que lleva hasta Montblanc es un trayecto agradable, con unas vistas cada vez más verdes y que auguran que lo que está por llegar es bueno. La gente de Montblanc es confiada: son la clase de personas que todavía dejan las puertas de sus casas abiertas, sus pensamientos ajenos a que algo malo pueda pasar.

Así que ayer, domingo, decidimos hacer turismo en casa e ir a Montblanc aprovechando que coincidía con la feria medieval. ¿Cómo? El día 23 de abril es Sant Jordi en Cataluña, y en Montblanc se visten de gala desde ese día hasta el 2 de mayo: se enfundan con trajes de época, se acicalan con jabones caseros y se arman con espadas de madera. ¡No es otra cosa que la feria medieval! Y no por nada su feria medieval es uno de sus eventos anuales más celebrados, ya que es una de las mejores y más sonadas de Cataluña.

Resumiendo, hay muchas razones por las que visitar este pueblo. ¡Vamos a verlas!

EL CASCO VIEJO

Como digo siempre, no hay nada que me guste más que pasear por un sitio y ver realmente cómo es, pasear por sus calles no-tan-turísticas y disfrutar de la sencillez y particularidades de sus calles.

Montblanc

Aquí sentadita, muy casualmente

Montblanc

Montblanc

Montblanc

Montblanc

Montblanc

LA COMIDA

Caminando nos llega un olor a pescaíto frito muy rico… No hay más que seguir el aroma hasta llegar a la Taverna del Peix (la Taberna del Pescado), donde pedimos un par de tapas deliciosas de pescaditos y de fideuá, regadas con unas cervezas bien frías. Es una pescadería de barrio que recomiendo muchísimo.

Montblanc

Escondida, esta taberna ha sido un hit del día

Montblanc

Rico, rico

LAS PASTELERÍAS

De renombre y de tradición. Una de las pastelerías más famosas es la Pastisseria Viñas, en la calle mayor, y que tiene cosas tan disparatadas, divertidas y apetitosas como una longaniza de chocolate o una olla típica catalana de chocolate, o huevos fritos de chocolate o… ¿veis por dónde voy, no? Este año cumplen 30 años desde su apertura y como conmemoración han recreado la propia muralla de Montblanc. El resto de fotos son tan instagramables que mes las guardo para publicarlas, sí queréis verlas ya sabéis. 😛

Montblanc

LEGO y PLAYMOBIL

Tanto los Lego como los Playmobil tienen una curiosa tradición en Montblanc. Al poco de llegar no hemos tardado en darnos cuenta de que hay varios carteles esparcidos por el pueblo, así como exposiciones y demás cosillas culturales. Así que he investigado y resulta que en julio celebran la segunda edición de la feria de Lego (podéis ver el programa aquí, en la página del ayuntamiento); en cuanto a los Playmobil, este año será el décimo en el que celebran su propio festival, así que… ¡Si sois fans no os lo podéis perder! También tienen un museo del Playmobil con diversas representaciones, entre ellas a Cristo llevando la cruz (si es que son unos cachondos). De niña mi juguete favorito eran los Playmobil, así que con estas cosas ya me tienen ganada.

Montblanc

Montblanc

Decidme que esto no es buenísimo

LA IGLESIA DE SANTA MARÍA LA MAYOR

Esta iglesia gótica data del siglo XIV y es una auténtica maravilla. A mí me fascina, me parece una obra de arte increíble. Escondida entre callejuelas, aparece como si nada en medio de una plaza.

Montblanc

Montblanc

Montblanc

Montblanc

LAS VISTAS

Subiendo por el camino tras la Iglesia de Santa María, se llega fácilmente al Pla de Santa Bárbara, donde se pueden disfrutar estas maravillosas vistas. Es un cerro donde no crece vegetación, y donde yacen los restos de un antiguo poblado ibérico. De hecho, el nombre de Montblanc significa “monte” y “yermo” debido a dicha falta de vegetación.

Montblanc

Montblanc

Montblanc

Montblanc

LA FERIA MEDIEVAL

Como no, si tenéis la suerte de poder asistir a su feria medieval, yo no me la perdería por nada del mundo. Divertida, con muchas paradas y donde se nota que la propia gente del pueblo lo vive y lo disfruta.

Montblanc

Montblanc

Montblanc

Montblanc

El Drac de Sant Jordi

EDIFICIOS HISTÓRICOS

Como he dicho, Montblanc tiene mucho de antaño. Es una gozada ver cómo se conservan algunas de los edificios e incluso cómo han menguado otros: ver el paso del tiempo en las fachadas de los edificios es algo que siempre me ha llamado mi atención. Aquí va una pequeña colección de fotos de monumentos, comercios y hasta un teatro abandonado.

Montblanc

Montblanc

Montblanc

Montblanc

Eso es todo por hoy. Vosotros, ¿habéis estado en Montblanc? ¿Os gustan las ferias medievales? ¡Contadme en los comentarios! Un beso, viajeros 🙂