¡HOLA, VIAJERO!

Has llegado hasta aquí para saber quiénes somos, esperando encontrar una buena historia, o mejor dicho, una historia increíble. Quizá somos un par de valientes aventureros que removieron cielo y tierra para desafiar el status quo, encontrándose con innumerables peligros. O tal vez una pareja que luchó contra viento y marea para labrar un futuro de ensueño. O tal vez nos tocó la lotería y pusimos los pies en polvorosa… Sin embargo, lo cierto es que la verdadera historia es mucho menos estrambótica y mucho más corriente: no somos más que dos personas normales, que tras mucho trabajar y mucho pensar, decidieron que querían dejar de hacer lo que los demás les decían que hiciesen y empezar a arriesgarse. Que creían que el mundo estaba para tocarlo, y no solo para verlo por la tele. Y así, tras tomar la decisión, las cosas fueron sucediéndose una tras otra, sin demasiados contratiempos: resultó que viajar no era tan difícil, de igual manera que cuando uno toma una decisión en firme, sea sobre el tema que sea, es la propia voluntad de uno mismo lo que lleva a su realización.

En otras palabras, desde hace un tiempo las cosas han cambiado mucho para nosotros dos. En julio de 2017, dimos un brusco viraje al barco. Algunos dicen que estamos locos. A veces yo creo que tienen razón.

Somos Jessica y Ricard, y viajamos sin fecha de vuelta. Básicamente, lo que ocurrió fue que dejamos nuestro pequeño piso tras tres años viviendo juntos, dimos la patada a nuestros respectivos trabajos y dijimos a la familia que en unos días nos íbamos a cumplir nuestro sueño: recorrer el mundo en busca de respuestas, de universos paralelos y de maravillas bajo cielos lejanos.

Antes del GRAN VIAJE (así lo pienso en mi cabeza, con mayúsculas y letras de neón), habíamos viajado, sí: vacaciones normales y corrientes dos veces al año, que siempre nos dejaban con una extraña sensación de que era aquello lo que teníamos que hacer. Volver siempre fue la peor parte.

La oportunidad se presentó cuando nos concedieron la Working Holiday Visa para Nueva Zelanda. Este visado no es más que un permiso para trabajar durante un año en el país, permitiendo así que viajes y residas en él. Si ya teníamos la idea de dejarlo todo e irnos en el horno, esto desechó todas nuestras dudas: antes de entrar, viajaríamos y viajaríamos, sin presiones. Así pues, en abril de 2018 entraremos a Nueva Zelanda para trabajar y, si todo va bien, estaremos un año dando vueltas por el país.

De momento, entonces, llevamos más de siete meses dando guerra y no nos hemos cansado. Los sueños, aunque sea un cliché, están para cumplirse.

A LITTLE BIT OF JESSICA

Encuentro mi mayor paz y dicha en viajar y en escribir. Así que sumé dos más dos y me hice un blog. Así nació Flea and Acrobat. Ya había tenido otros blogs antes -perdidos por el amplio y terrible mundo de internet- pero nunca uno que durase tanto ni tan consistentemente. Aunque empecé sola, ahora Ricard y yo trabajamos codo con codo en él. Estudié una carrera que no desempeño. ¡Quién se sienta identificado que levante la mano!

Pero todavía no me he presentado. Me llamo Jessica, pero mis amigos me llaman Jess. Pero en todos mis videojuegos mi álter ego es Carrie, y no por la serie “Sexo en Nueva York”, que ni siquiera he visto, sino por el libro homónimo de Stephen King. Nací en el 92 y pertenezco a la última mejor generación. Me he resignado a tener cara de niña para siempre. Importante: soy muy sarcástica y a veces suelto burradas.

Tengo muchas aficiones. Me gustan los videojuegos, leer y comer. La (buena) música. Me encanta discutir sobre cosas. Y la cerveza, claro. Y el cine, sobretodo el de terror. Me trago cualquier película de miedo, sea buena, mala o serie B, sin filtro. Es un don inexplicable, de verdad. Adoro la ciencia ficción. A veces cocino cosas ricas. Algún día publicaré una novela.

A LITTLE BIT OF RICARD

Me llaman de todas formas: Ricky, Riky, Richy, Richard, ¡hasta Ricardo! Pero mi nombre oficial hasta la fecha es Ricard, y me gusta así. Yo también soy del 92, con mucho orgullo, fue un año dorado en muchos aspectos: las Olimpiadas en Barcelona, el Dream Team (en efecto, soy futbolero), Fear Of The Dark, Twin Peaks, y podría seguir…

Soy analítico, metódico y planificador. Los números me fascinan. Y la ciencia. También tengo otras aficiones normales: comer bien, probar la cerveza local, el cine (en especial los thrillers psicológicos) y salir de fiesta. Me siento cómodo en el agua: nado desde que era un renacuajo. Quiero probar el submarinismo. Me gusta conducir (como el anuncio) y desde hace poco me inicié con la moto: aprendí a usar las automáticas en Ko Lanta (Tailandia) y de verdad que he descubierto un mundo nuevo.

UNA LLAMADA A LA ACCIÓN

En definitiva… lo que nos gustaría es que nos acompañaras en este viaje. Que nuestras experiencias en Flea and Acrobat te sean de utilidad, y que nuestros pasos hacia una vida distinta lleguen a buen puerto. No creo que esto sea un blog de viajes al uso… ya que hay gente mucho más experimentada y documentada que nosotros ahí fuera. Es otra cosa. Simplemente, la búsqueda de un camino diferente, una pequeña historia más, que esperamos que te pueda hacer soñar, viajar, o inspirar. Que seamos más locos en este camino.