Sukhothai fue nuestra siguiente parada en nuestra ruta por el norte de Tailandia. Anteriormente habíamos estado en Lopburi, pueblo famoso a nivel local por sus monos en libertad, e hicimos noche en Phitsanulok, localidad que no tiene mucho de especial a parte de un par de templos.

Estuvimos dos días en Sukhothai, término que significa en tailandés “amanecer de la felicidad“, y es un destino turístico muy popular porque alberga las ruinas de la antigua ciudad del mismo nombre, de estilo parecido a Ayutthaya.

¿POR QUÉ VISITAR SUKHOTHAI?

Sukhothai fue la primera capital del Reino de Siam, fundada por el Rey Ramkhamhaeng (s. XIII), que como dato curioso, inventó el alfabeto tailandés que conocemos hoy en día. La capital se mantuvo durante más de un siglo, constituyendo el periodo más glorioso de Sukhothai.

Sukhothai

Reino de Siam

Hoy en día Sukhothai tiene apenas 40.000 habitantes y su atracción más interesante es el Parque Histórico, que se encuentra a unos 12 km al oeste del núcleo urbano. Los templos y monumentos que hay no sólo en dicho parque, sino en toda la provincia, han sido designados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Sukhothai es mucho menos conocida que Ayutthaya y por ende, mucho más tranquila. No está tan “a mano” como Ayutthaya y los turistas suelen saltársela. A nosotros nos gustó tanto o más que Ayutthaya: si te queda cerca o si tienes tiempo, ni lo dudes.

CÓMO LLEGAR

Sukhothai carece de estación de ferrocarril, así que la única forma de llegar es por carretera. Los autobuses suelen hacer parada tanto en el pueblo como en el parque, pero conviene confirmarlo con el conductor. En cualquier caso, hay un songthaew que conecta ambas zonas.

Desde Bangkok parten autobuses desde la estación norte (Mo Chit) y el trayecto dura unas 6-7 horas. Es posible que también salgan autobuses turísticos directamente desde Khao San Road.

Desde Ayutthaya se puede ir en tren hasta Phitsanulok (4-5h) y desde ahí en minibús (1h). Si se sale a primera hora se puede llegar el mismo día; si por contra se va con tiempo se puede hacer noche en Phitsanulok (como fue nuestro caso). La estación de autobuses de Phitsanulok está a 2 km de la de ferrocarril: se puede ir en taxi o en songthaew, o bien andando una media hora.

Desde Chiang Mai salen autobuses desde la Terminal Arcade (al este de la old town) frecuentemente y se tardan unas 5-6 horas.

DÓNDE ALOJARSE

Como hemos comentado, el pueblo de Sukhothai no tiene nada de especial, así que recomendamos alojarse cerca del Parque Histórico. Hay montones de opciones para todos los gustos y bolsillos.

Nos hospedamos en el Resting Place Hostel & Café, un hostal muy reciente con una perfecta ubicación: a 5 minutos a pie de la entrada principal al parque y a pocos metros de Wintour, una agencia que ofrece billetes de autobús tanto a Bangkok como a Chiang Mai. La guesthouse denota con la decoración mucha personalidad, con numerosas referencias al parque, además de estar impecablemente limpia. Hay dormitorios y habitaciones privadas, todas ellas con baño compartido pero con aire acondicionado. Lo recomendamos encarecidamente, la calidad-precio es excelente y el personal muy amable y atento.

EL PARQUE HISTÓRICO

El Parque Histórico, también denominado casco antiguo o old city, ha sufrido muchas restauraciones, especialmente desde la década de los 60. Para los más puristas, se hacen muy notorias especialmente en el centro, perdiendo quizás el encanto que podían tener anteriormente. Afortunadamente, las demás zonas conservan el concepto de ruina, siendo mucho más atractivas para el viajero aventurero. Muchos de los caminos carecen incluso de señalización, llevando a edificaciones completamente originales.

Sukhothai

Explorando

El complejo tiene un área de aproximadamente 70 kilómetros cuadrados, donde antiguamente había unos 200 monumentos de los que sólo restan unas pocas decenas. Se divide en tres zonas: el centro, el norte y el oeste. En cada una de ellas hay que pagar entrada (ya no existe el ticket combinado) y ésta es válida por un día, con múltiples entradas, lo que es muy útil especialmente en el centro porque te permite volver para ver el amanecer y/o el atardecer.

En nuestro caso, nos decantamos el primer día por explorar el centro a pie, una decisión que consideramos acertada, pues no es muy grande y si se entra con bicicleta hay que pagar suplemento. El segundo día tocaban los alrededores y nos hicimos los valientes yendo de nuevo a pie. Con el norte no hubo problema, hasta yendo de ahí al oeste, pero de vuelta el trayecto se hizo muy pesado. Así que recomendamos alquilar bicicleta sobretodo si la intención es ir hasta el oeste.

ZONA CENTRO

La zona centro es la más cercana a los hostales y restaurantes, con una superficie que apenas ronda los 3 kilómetros cuadrados, incluyendo ruinas y templos, además de lagos y puentes.

Sukhothai

Una de las ruinas centrales

Quizás el templo más pintoresco es el Wat Mahathat (s. XIII). Fue el templo más importante del imperio, ubicado en frente del Palacio Real. Desde la entrada queda a mano izquierda, y destaca por una figura central de Buda sentado, con una gran pagoda central y un Buda de pie en ambos lados. Otra ruina a destacar es el Wat Sa Si (s. XIV), ubicado en la isla, a la derecha del camino principal, con otra imponente pagoda y una figura de Buda.

Sukhothai

Wat Sa Si

Cerca de aquí se encuentra la Campana del Rey Ram Ramkhamhaeng, el fundador de la capital, junto a una estatua del mismo.

Sukhothai

Rey Ram Ramkhamhaeng

A lo largo y ancho del parque hay, desperdigados por aquí y por allá, otros templos no tan llamativos pero que harán las delicias de más de uno. Uno de ellos es el Wat Sorasak, cuya característica principal es que está situado encima de esculturas de elefantes.

Sukhothai

Wat Sorasak

ALREDEDORES: NORTE Y OESTE

El paseo por la zona norte es muy agradable y hay un templo a destacar: el Wat Phra Phai Luang (finales s. XII), situado más allá de la muralla norte, en medio de un lago artificial. Su gran superficie hizo que se construyera en varios periodos, por lo que la influencia jemer se hace notoria.

Sukhothai

Wat Sri Chum

El trayecto del norte al oeste no es tan bonito, ya que tiene tramos de carretera y con el calor acabas hecho polvo. Del oeste nos quedamos con el Wat Sri Chum, de visita obligada: contiene una inmensa estatua de Buda Sentado que ocupa prácticamente todo el habitáculo, así que hacer una foto donde éste salga entero es un auténtico reto.

Otro que nos gustó mucho en el oeste es un templo en lo alto de una pequeña colina. Hay que decir que todos estos templos están señalizados siguiendo el camino principal y no tiene pérdida.

Sukhothai

Al fondo, otro gran Buda

De vuelta al centro hay numerosas ruinas por el camino, no nos quedamos con ninguna en especial sino con el camino en sí. Lo más especial de las ruinas es que es muy probable que apenas te cruces con dos o tres personas más, lo que le añade mucho misterio y una sensación de decadencia muy apropiada.

Por la noche hay mercado nocturno, muy bonito, con una zona para comer en la hierba y ver la puesta de sol frente al lago.

Sukhothai

Idílico

Los alrededores fuera del parque también merecen una pequeña mención, especialmente de noche, ya que están iluminados y la zona está bien para pasear.

Sukhothai

Uno de los puentes de fuera

Pero especialmente, no te pierdas uno de los atardeceres dentro del parque porque son espectaculares. Nosotros repetimos los dos días.

Sukhotai

En mi top de atardeceres está este sin ninguna duda

Y vosotros, ¿habéis estado en Sukhothai? ¿Lo preferís a Ayutthaya?