Luang Prabang es la antigua capital de Laos y su ciudad más conocida y turística. Está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es el corazón de Laos, rodeada por montañas y donde confluyen los ríos Mekong y Nam Khan.

En Luang Prabang puedes encontrar desde casitas de madera tradicionales de la cultura laosiana hasta edificios coloniales que se remontan al antiguo periodo en el que Indochina formaba parte del Imperio Francés.

CÓMO LLEGAR

La opción más popular y quizás la más bonita es ir en slow boat desde Huay Xay, la ciudad que queda más al noroeste de Laos, por el río Mekong. El trayecto dura dos días y se hace noche en Pakbeng. Una alternativa es ir en speedboat en un sólo día.

Por carretera se puede llegar en autobús o minivan desde las sureñas Vang Vieng (6-7h) o Vientiane (10-12h), ambas con parada para comer, o bien desde Nong Khiaw (3-4h), al norte.

Las estaciones norte y sur están alejadas unos 2 o 3 km del centro. De entrada piden 20.000 kips por persona, en nuestro caso conseguimos rebajarlo a 15.000 siendo sólo 3 personas.

Por último, pero no menos conocida, existe la posibilidad de ir en avión directamente desde ciudades como Bangkok y Chiang Mai (Tailandia), Siem Reap (Camboya) o Ho Chi Mihn City y Hanoi (Vietnam), adecuada para quien tenga la intención de visitar los lugares imprescindibles del sudeste asiático en pocas semanas. El aeropuerto de Luang Prabang está a unos 5 km del centro.

DÓNDE ALOJARSE

El centro de Luang Prabang se extiende entre las calles paralelas Khem Kong (junto al Mekong) y Sisavangvong. La calle Kitsalat corta el centro en dos mitades: la parte oeste es donde se encuentran la mayoría de guesthouses mientras que en la este hay los restaurantes y sitios de interés.

Cabe destacar que mientras en el resto de Laos no hemos tenido problemas para encontrar alojamiento sin reserva, en Luang Prabang nos costó un poco, quizás porque llegamos casi a las 17.00, pero después de buscar durante un rato lo logramos. Nos alojamos en la Somjith Guesthouse, en el edificio nuevo, en una habitación doble (a destacar la comodísima cama, algo no muy habitual en Laos) con baño privado y balcón compartido con otra habitación. De entrada nos pedían 150.000 kips pero conseguimos rebajarlo a 130.000 porque nos quedamos varias noches. Este fue el precio más alto que pagamos en Laos y en Luang Prabang es difícil encontrar una mejor relación calidad-precio.

QUÉ VER EN LUANG PRABANG

En Luang Prabang hay mucho que ver y hacer. Las calles principales disponen de acera, algo poco común en el sudeste asiático, lo que hacen que pasear sea agradable. Hay además un montón de restaurantes con comida tanto tradicional como occidental en los que deleitar el paladar. He aquí nuestros puntos de interés destacados, que no son todos.

RUTA DE TEMPLOS

En efecto, en Luang Prabang también hay templos. El principal y el más concurrido es el Vat Xieng Toung, el monasterio más antiguo de la ciudad. Abre todos los días de 06.00 a 18.00 y hay que pagar 20.000 kips. Otros templos más pequeños y escondidos son el Vat Khili o el Vat Sibounheuang, entre otros, con entrada libre.

ROYAL PALACE / MUSEO NACIONAL

El antiguo palacio real es actualmente el Museo Nacional de Laos. Abre todos los días excepto los martes, en un horario no muy bueno (08.00-11.30, 13.30-16.00). Puedes dar un paseo libremente por los jardines pero la entrada al museo son 30.000 kips, y no está permitido hacer fotos ni llevar zapatos. Hay disponibles taquillas para guardar todas tus pertenencias.

Luang Prabang

El Royal Palace, desde el inicio de la subida a la Chomsy Hill

En el mismo recinto hay un teatro donde se realizan obras dramáticas o bien danzas folclóricas, 3 o 4 días por semana según la temporada. Los precios empiezan en 100.000 kips.

CASCADAS KUANG SI

El atractivo en mayúsculas de Luang Prabang, con varias piscinas naturales de un intenso color azul cielo a distintos niveles, en las que es posible bañarse teniendo en cuenta que las aguas son generalmente frías. Justo delante de las piscinas hay disponibles vestuarios y zonas de picnic. La entrada al parque son 20.000 kips por persona, normalmente no incluida en los paquetes de excursiones. El horario es de 08.30 a 17.30, abierto todos los días.

Luang Prabang

Kuang Si Waterfalls

Las Kuang Si Waterfalls están alejadas unos 30 km de Luang Prabang. Hay principalmente tres formas de llegar: por libre, en minivan semiprivada o alquilando un tuk-tuk. La primera opción sale por unos 100.000 kips al día (gasolina y parking aparte) y tiene la ventaja de que tienes tu propio horario, y además puedes aprovechar el día para hacer otras excursiones; como contrapunto, la carretera no está en muy buen estado así que no es una opción recomendable para principiantes.

La segunda posibilidad es la más barata. Hay varias agencias que ofrecen dos minivans al día, con una duración total de 3 horas, por 40.000 kips por persona, precio cerrado. La desventaja es el poco tiempo que te resta para pasarlo en las cataratas y que llegas en la hora más concurrida del día.

Nosotros optamos por ir en tuk-tuk privado: tuvimos la suerte de compartir transporte con otras cinco chicas australianas. El conductor nos pidió 50.000 por persona y 4 horas; conseguimos rebajar el precio a 45.000 kips y aumentar el tiempo a 5 horas. Espera mucha variación en el coste según la hora del día, la temporada del año, el número de pasajeros y el tiempo total deseado.

Si dispones de más tiempo, en el interior del recinto existe la posibilidad de realizar un pequeño trekking de 20-30 minutos que lleva hasta una “piscina secreta”, lo ponemos entre comillas porque de secreta ya no tiene nada, si bien es cierto que no encontramos mucha gente. La identificarás en seguida porque hay un columpio desde el cual puedes tirarte al agua.

El complejo Kuang Si incluye un parque dedicado a las mariposas, previo pago de 40.000 kips por persona, al que no fuimos, y un centro de rescate de osos, llamado Tat Kuang Si Bear Rescue Centre. Los osos negros asiáticos son cazados para extraer su bilis mientras todavía están vivos y conscientes, pues se tiene la creencia de que ello cura múltiples enfermedades. La visita al centro de rescate se incluye en el precio de la entrada a las cascadas, pero del que desgraciadamente no nos llevamos una buena experiencia pues tenía más apariencia de zoo. La organización asegura que no recibe dicha proporción del dinero de la entrada a las cascadas, así que puedes contribuir comprando recuerdos tales como camisetas, llaveros, etc.

La también travel blogger Lena nos comenta que según la fundación de defensa de los animales FAADA este es un centro de rescate legítimo (aquí el enlace para verlo), pero tristemente y sin desmerecer la labor de dicho centro, nos sigue pareciendo insuficiente el espacio del que disponen estos animales y tristes sus condiciones de vida.

Una cosa más acerca de las cataratas: como hemos dicho anteriormente, se puede nadar en las piscinas, pero tienen bastante profundidad (no se hace pie) y el terreno es desigual. ¡Cuidado!

VER LA CEREMONIA DE ENTREGA DE LIMOSNAS

Hay una tradición que se repite todas las mañanas en Luang Prabang, coincidiendo con la salida del sol (05.30). Los monjes recogen arroz de los lugareños y los viajeros que quieren colaborar, en concepto de limosna, a lo largo de la calle Sakkaline, cerca del Vat Sensoukharam.

Nosotros no fuimos a este evento debido a comentarios de otros viajeros que conocimos en la ciudad, asegurando que era una ceremonia que ha perdido toda su identidad por culpa de viajeros que no respetan la intimidad de los monjes y los locales, haciendo fotos a apenas palmos de distancia. Así que si decides ir sólo en concepto de observador, por favor practica un turismo responsable y respeta sus tradiciones y aléjate lo suficiente para no molestar.

CHOMSY HILL

Desde la colina principal de la ciudad pueden apreciarse unas buenas vistas de la región. La subida es de nivel fácil, en apenas 20 minutos ya estarás en la cima. Hay dos caminos, uno empieza delante del Royal Palace y otro en Sisavang Vatthana Road, frente a un puente colgante.

Luang Prabang

Desde lo alto de la colina

En cierto punto hay un check-point donde hay que pagar 20.000 kips. Puedes ir a última hora del día para observar la puesta de sol desde las alturas, pero ya avisamos de que está muy concurrido, así que intenta ir una hora antes para coger sitio.

CRUCERO POR EL MEKONG

Otra actividad muy placentera es ver la puesta de sol mientras navegas por el río Mekong. Hay numerosas compañías que ofrecen este servicio. El precio varía mucho según la categoría del barco, desde sólo una bebida incluida o incluso nada hasta una cena buffet, y la duración del mismo.

Nosotros nos decantamos por Sa Sa, un crucero de dos horas con Laojito incluido (la versión laosiana del mojito, con Lao Lao), por 65.000 kips. Realmente valió la pena, lo recomendamos encarecidamente.

Luang Prabang

Nuestro crucero por el Mekong

CENAR Y COMPRAR RECUERDOS EN EL NIGHT MARKET

El bufet vegetariano de Luang Prabang es ya famoso entre mochileros. Por apenas 15.000 kips, puedes llenar un plato hasta los topes y atiborrarte de comida. Pero no es la única opción en este mercado nocturno y tampoco nuestra favorita; a mí, a decir verdad, no me acabó de convencer ese batiburrillo de verduras fritas, fruta manoseada y fideos hervidos desde quién sabe cuándo.

Aparte de interminables opciones para cenar, también hay una sección dedicada a recuerdos, donde destacan especialmente las obras artesanales, la ropa y los complementos, a estupendos precios teniendo en cuenta la calidad de los mismos.

Luang Prabang

Una de las paraditas del Night Market

VER UNA PELÍCULA

En el hotel de lujo Victoria Palace emiten una película al aire libre cada día a las 19.00. El film en cuestión se titula Chang y trata sobre la vida rural en Laos. Es un documental de 1927, en blanco y negro. La banda sonora está grabada por una orquesta. A nosotros nos pareció muy interesante e instructiva, y ayuda a hacerte una idea de lo que fue la vida en esa época. Dura una hora y los que deseen ver la película deben comprar, a modo de cortesía, un menú especialmente diseñado para el cine, como por ejemplo cerveza y palomitas por lo que vendrían a ser unos 4 euros al cambio.

Luang Prabang

Visionado obligatorio

Si te quedan ganas de ver más películas o quieres algo más actual, otra opción muy chula es ir al bar-café L’etranger, donde proyectan novedades cada día, también sobre las 19.00. Hay horarios y la programación en la puerta por si quieres echar un vistazo. De igual forma no hay que pagar entrada pero se requiere una consumición obligatoria de la carta.

BARES Y SALIR DE FIESTA

No es que Luang Prabang sea precisamente una fiesta descontrolada de noche. Salir por ahí no es algo tan común: mejor que reserves tus energías para Vang Vieng, donde las cosas pueden desmelenarse. Aun así, si después del Night Market tienes ganas de tomar una cerveza, puedes acercarte a bares como el Utopia o el Hive. Fuimos al primero y reconocemos que nos encantó: la decoración denota mucha personalidad en los dueños, happy hour de cocktails con Lao Lao, mesas y cojines con vistas al Mekong y abre hasta medianoche.

CUENTACUENTOS GARAVEK

Este pequeño teatro es famoso entre el turismo alternativo por ofrecer cuentos tradicionales de la cultura y el folclore laosianos. Cada día hay una función a las 18.30, y las entradas se pueden comprar desde una hora antes. Todas las sesiones son en inglés, acompañadas de música en directo.

LIBRERÍA / BIBLIOTECA

El ayuntamiento de Luang Prabang tiene una campaña muy interesante que involucra tanto a la librería como la biblioteca pública. Consiste en comprar un libro por una pequeña cantidad (normalmente no más de 20.000 kips) y, una vez leído o incluso sin leerlo, puedes depositarlo en la biblioteca en forma de donación, para que cualquiera tenga opción a la lectura independientemente de su poder adquisitivo.

La biblioteca también es un lugar ideal para refugiarse del calor, especialmente al mediodía que es cuando el sol pega más fuerte.

LUANG PRABANG, UNA DE LAS CIUDADES ESTRELLA DEL SUDESTE ASIÁTICO

Luang Prabang es la ciudad más popular de Laos y gran parte del turismo que viene al país lo hace simplemente por visitar este lugar. Tiene sin duda una personalidad bien definida y mucha historia a sus espaldas, así como unos alrededores merecedores de portada de National Geographic. Y tú, ¿has estado en Luang Prabang? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Luang Prabang