Al lado del río Ou descansa esta pequeña aldea, entre montañas de piedra caliza y verde hasta donde alcanza la vista. Nong Khiaw se forma alrededor de la carretera principal y de las casitas que se amontonan en el banco del río; abundan los restaurantes y las guesthouses, los niños sonrientes y hasta un ATM como prueba de que la globalización llega a todas partes. La aldea se divide en dos por un gran puente de hormigón que atraviesa el río. La magia de Nong Khiaw no es otra que la riqueza de sus apabullantes paisajes.

Nong Khiaw

Más feliz que una perdiz

CÓMO LLEGAR

Desde el norte de Laos puedes llegar a Nong Khiaw desde Muang Xay (Oudomxay), Luang Namtha o Huay Xay mediante autobús local o minivan. Desde el sur, Luang Prabang está a unas tres horas.

La estación de autobuses está en las afueras. Puedes andar 20 minutos por una calle agradable (aunque por supuesto, llevando mochilas bajo el sol todo es cuestionable) hasta el centro o tomar un tuk-tuk por 5.000 kips por persona.

DÓNDE ALOJARSE

Nosotros no teníamos nada reservado y fuimos a ver qué tal estaba el mercado. En algunos lugares estaba lleno -¡no te dejes engañar por lo pequeño del pueblo!, es muy popular-, en otros no nos convencía… Al final nos quedamos con la Vongmany Guesthouse, cuya habitación doble con baño privado y en el piso superior nos costó 100.000 kips/noche. En Nong Khiaw no hace falta aire acondicionado, las mañanas y las noches son frescas. En nuestro propio alojamiento pudimos cambiar baht por kips sin problema. Sin dudar digo que esta es una de las mejores vistas desde una habitación que he tenido en mi vida.

Nong Khiaw

Las vistas desde nuestra habitación

QUÉ HACER EN NONG KHIAW

Todo en Nong Khiaw es muy relajado. Puedes ir a ver una película, probar todos los restaurantes del pueblo, catar tu primer cocktail con el whisky tradicional Lao Lao, pasear por el río, alquilar una bici para recorrer los alrededores, tomar una barca hasta el todavía más remoto Muang Ngoi o darte un baño relajante de hierbas. Y no mucho más. Las dos únicas actividades propiamente dichas las explicamos a continuación:

SUBIR AL VIEWPOINT

Subir hasta el pico de la montaña Phadeng es recompensado con un orgasmo para la vista: lo ideal es llegar allí hacia las 11 de la mañana para ver las nubes cubriéndolo todo, y esperar un rato a que despeje y se descubra Nong Khiaw como quien retira una sábana. Mucha gente hace esta excursión a tiempo de ver el amanecer, sin embargo no creo que sea muy adecuado ya que es posible que no veas nada por las densas nubes. En cuanto al atardecer, bajar de noche puede ser peligroso (¡llévate una linterna si lo haces!).

Nong Khiaw

La recompensa de ensueño de Nong Khiaw

La caminata hasta arriba es bastante dura por ser empinada -incluyendo trechos donde hay que usar cuerdas para impulsarse-, pero no imposible: entre hora y hora y media según tu forma física. La bajada es estupenda aunque muy resbaladiza.

PHA TOK CAVES

Hay unas cuevas de piedra caliza a las que no fuimos, situadas a unos 2 km de Nong Khiaw, pasando de largo la entrada del viewpoint.

Estas cuevas fueron utilizadas durante la segunda guerra de Indochina como refugio para los ciudadanos. Sin embargo parece que su uso en la actualidad es algo discutible: se dice que hay niños que piden dinero, guías que se hacen pasar como tal cuando no lo son… Unas cuantas malas experiencias de la gente nos echaron hacia atrás y decidimos no ir.

ALREDEDORES: MUANG NGOI

Desde el embarcadero de Nong Khiaw se puede tomar una pequeña embarcación río arriba hasta otro diminuto pueblo todavía más remoto y aislado. Allí la principal actividad es visitar una de las tribus locales y pasar el tiempo apaciblemente sin mucha ocupación. Nosotros no tomamos esta excursión pero quizá la valoremos la próxima vez que visitemos Laos.

Nong Khiaw

El embarcadero

DÓNDE COMER Y BEBER

Los restaurantes están casi todos en un área muy pequeña, pero hay bastantes y todos estaban ricos, a precios competitivos. Por decir algunos, uno de los locales más apañados de Nong Khiaw es el fabuloso Q Bar, con happy hour de cócteles y unas porciones muy generosas de comida. Comimos y repetimos pasteles como María Antonieta en el Alex’s Restaurant. Y nos encantó desayunar en la también guesthouse Meexai.

En otras palabras, aprovecha tu estancia en Nong Khiaw para probarlo todo: casi seguro que no te arrepentirás.

OBLIGATORIO: VER LA PUESTA DE SOL 

Dar un paseo hasta el puente y ver la puesta de sol es algo imprescindible en Nong Khiaw. Aunque sus habitantes seguramente no lo tengan demasiado en cuenta, las altas montañas, el río, la solitaria barcaza y el ardiente sol descendiendo poco a poco es una de esas cosas que no tienen precio y que, posiblemente, recordarás toda tu vida.

Nong Khiaw

Los colores de Laos

NONG KHIAW, UN IMPRESCINDIBLE

Aunque esté lejos, sea pequeño y no haya demasiado por hacer, Nong Khiaw es bajo nuestro punto de vista uno de los imprescindibles de Laos y lo recomendaríamos a todo el mundo. Está en nuestro top 3 de lugares favoritos de este país: su modo de vida, su tranquilidad y sus absolutamente arrebatadores paisajes conforman un pedazo de tierra que espero se mantenga así, bello, limpio, seguro.

Nong Khiaw